Articulacion sacro iliaca

Causas del dolor de la articulación sacroilíaca

Las articulaciones sacroilíacas (SI) conectan el sacro en la base de la columna vertebral con el hueso de la cadera. Proporcionan una gran fuerza para modular potentes fuerzas entre la parte superior e inferior del cuerpo.1,2 Estas articulaciones también protegen el segmento de movimiento más bajo de la columna vertebral, L5-S1, gracias a su movimiento limitado y a los fortísimos ligamentos que se interconectan con el segmento L5-S1.
La exclusiva articulación sacroilíaca entre el sacro y la cadera proporciona una transición entre la columna vertebral y la pelvis. Aunque la articulación sacroilíaca tiene las características de una articulación móvil típica, los movimientos dentro de la articulación son muy limitados.
La parte externa de la articulación SI está cubierta por una cápsula articular formada por un tejido membranoso grueso y resistente. La parte interna de esta cápsula tiene una delicada membrana de revestimiento llamada membrana sinovial. Esta membrana segrega un líquido llamado líquido sinovial, que ayuda a lubricar la articulación.4
La presencia de esta cápsula articular y de la membrana interna clasifica la articulación SI en sinovial y diartrodial, lo que significa articulación móvil. La cápsula articular fibrosa se encuentra a lo largo de la parte anterior de la articulación sacroilíaca y no hay cápsula a lo largo de la parte posterior de la articulación. Por este motivo, algunos investigadores clasifican la articulación sacroilíaca como una articulación sinovial atípica3 o una articulación sinartrodial modificada.5

Inflamación de la articulación sacroilíaca

La articulación sacroilíaca o articulación SI (SIJ) es la articulación entre el sacro y los huesos del ilion de la pelvis, que están conectados por fuertes ligamentos. En los seres humanos, el sacro sostiene la columna vertebral y se apoya a su vez en un ilion a cada lado. La articulación es fuerte y soporta todo el peso de la parte superior del cuerpo. Es una articulación de plano sinovial con elevaciones y depresiones irregulares que producen el enclavamiento de los dos huesos[1] El cuerpo humano tiene dos articulaciones sacroilíacas, una a la izquierda y otra a la derecha, que suelen coincidir entre sí, pero que son muy variables de una persona a otra[1].
Las articulaciones sacroilíacas son articulaciones emparejadas en forma de C o de L, capaces de una pequeña cantidad de movimiento[2] (de 2 a 18 grados, lo cual es discutible en este momento) que se forman entre las superficies auriculares de los huesos sacro e ilion. Las articulaciones están cubiertas por dos tipos diferentes de cartílago; la superficie sacra tiene cartílago hialino y la superficie ilíaca tiene fibrocartílago[2] La estabilidad de la articulación sacroilíaca se mantiene principalmente mediante una combinación de sólo algunas estructuras óseas y ligamentos intrínsecos y extrínsecos muy fuertes[3] El espacio articular suele ser de 0,5 a 4 mm[4].

Disfunción de la articulación sacroilíaca

La articulación sacroilíaca (articulación SI) está situada en la pelvis; une los huesos ilíacos (pelvis) con el sacro (parte más baja de la columna vertebral por encima del coxis). Es un componente esencial para la absorción de los impactos, a fin de evitar que las fuerzas de impacto lleguen a la columna vertebral. Son muchos los problemas que pueden causar dolor en la articulación sacroilíaca y, afortunadamente, existen varios tipos de tratamiento de la articulación SI.¿Tiene problemas con la articulación SI?
La articulación sacroilíaca es una causa importante de dolor lumbar. Las publicaciones clínicas han identificado la articulación SI como generadora de dolor en el 15-30% de los pacientes con lumbalgia crónica. 1-4 Además, la articulación SI es un generador de dolor en hasta el 43% de los pacientes con dolor lumbar continuado o de nueva aparición después de una fusión lumbar. 5
Como cualquier otra articulación del cuerpo, la articulación sacroilíaca puede lesionarse o volverse degenerativa. Cuando esto ocurre, las personas pueden sentir dolor en los glúteos y a veces en la parte baja de la espalda y las piernas. Esto es especialmente cierto cuando se levanta, se corre, se camina o incluso se duerme sobre el lado afectado. Según datos científicos, es habitual que el dolor de la articulación SI se sienta como un dolor de disco o de espalda baja. Por este motivo, los trastornos de la articulación SI deben considerarse siempre en el diagnóstico de este tipo de dolor.

Ejercicios para el dolor de la articulación sacroilíaca

La articulación sacroilíaca o articulación SI (SIJ) es la articulación entre el sacro y los huesos del ilion de la pelvis, que están conectados por fuertes ligamentos. En los seres humanos, el sacro sostiene la columna vertebral y se apoya a su vez en un ilion a cada lado. La articulación es fuerte y soporta todo el peso de la parte superior del cuerpo. Es una articulación de plano sinovial con elevaciones y depresiones irregulares que producen el enclavamiento de los dos huesos[1] El cuerpo humano tiene dos articulaciones sacroilíacas, una a la izquierda y otra a la derecha, que suelen coincidir entre sí, pero que son muy variables de una persona a otra[1].
Las articulaciones sacroilíacas son articulaciones emparejadas en forma de C o de L capaces de una pequeña cantidad de movimiento[2] (de 2 a 18 grados, lo cual es discutible en este momento) que se forman entre las superficies auriculares de los huesos sacro e ilion. Las articulaciones están cubiertas por dos tipos diferentes de cartílago; la superficie sacra tiene cartílago hialino y la superficie ilíaca tiene fibrocartílago[2] La estabilidad de la articulación sacroilíaca se mantiene principalmente mediante una combinación de sólo algunas estructuras óseas y ligamentos intrínsecos y extrínsecos muy fuertes[3] El espacio articular suele ser de 0,5 a 4 mm[4].