Ciatica en las dos piernas

¿puede doler la ciática en la parte delantera del muslo?

Si está luchando contra un dolor crónico en el trasero, el alivio puede ser difícil de encontrar, especialmente si tiene el síndrome del piriforme. El signo distintivo es el dolor de cadera y/o nalgas en un lado del cuerpo junto con un dolor lumbar que se irradia hacia una o ambas piernas.
El problema es que el síndrome piriforme suele confundirse con la ciática. Aunque ambas afecciones interfieren en la función del nervio ciático, la ciática es consecuencia de una disfunción de la columna vertebral, como una hernia discal o una estenosis espinal. El síndrome del piriforme, por el contrario, se produce cuando el músculo piriforme, situado en la parte profunda de la nalga, comprime el nervio ciático.
Para distinguir entre la ciática verdadera o discógena y el síndrome del piriforme, es fundamental que el médico conozca bien la estructura y la función del nervio ciático y su relación con el músculo piriforme.
El nervio ciático se origina cerca de la base de la columna vertebral, donde las raíces nerviosas de las vértebras L4, L5, S1, S2 y S3 salen de la abertura ósea de la columna y se unen en un único nervio de gran tamaño y salen de un arco óseo llamado muesca ciática. El nervio ciático viaja a través de la pelvis, pasando por debajo de la superficie frontal del músculo piriforme en su recorrido por la pelvis.

Recuperación de la debilidad de las piernas por ciática

Ciática es simplemente el término médico para el dolor que se irradia por la pierna debido a un nervio atrapado en la columna lumbar (inferior).      El dolor puede ser continuo o intermitente y puede haber ciertas posiciones que exacerben el dolor. La causa del atrapamiento del nervio en la parte baja de la espalda que produce la ciática es un prolapso discal o cambios degenerativos más prolongados que producen una compresión en la raíz del nervio lumbar.
La ciática suele presentarse con una aparición repentina de dolor en las piernas, que a menudo, aunque no invariablemente, se asocia con el dolor de espalda.    Por lo tanto, hay dos grupos de personas que padecen ciática, el primero con una aparición repentina de dolor en las piernas con o sin dolor de espalda y el segundo con síntomas más prolongados (crónicos).    En la mayoría de los casos, la ciática se irradia hacia la parte posterior o lateral de la pierna, aunque la distribución depende del nervio atrapado en la columna lumbar y, en ocasiones, puede bajar por la parte delantera del muslo e incluso hasta la espinilla.

Qué hará el hospital para el dolor de ciática

Los síntomas de la ciática pueden ser desde infrecuentes e irritantes hasta graves y debilitantes. Los síntomas dependen de la raíz nerviosa espinal específica que esté irritada y/o comprimida en el origen del nervio ciático. Pueden verse afectadas una o varias raíces nerviosas a la vez.
Por lo general, la ciática afecta a una sola pierna a la vez y los síntomas se irradian desde la parte baja de la espalda o la nalga hasta el muslo y la pierna. La ciática puede causar dolor en la parte delantera, trasera y/o lateral del muslo y la pierna. Algunos de los síntomas más comunes de la ciática son
El dolor de ciática se produce sobre todo cuando las raíces nerviosas se irritan debido a una afección inflamatoria, como una hernia discal o un espasmo muscular pélvico. Si se comprime un nervio, los síntomas suelen ser graves y provocan una marcada debilidad y pérdida de función en la pierna.5
El tratamiento de la ciática se centra en abordar la causa de los síntomas. Es importante consultar a un médico para obtener un diagnóstico correcto, comprobar la posibilidad de un problema médico grave y aplicar un tratamiento eficaz.

Dolor lumbar que se irradia a ambas piernas

La ciática es un síndrome de dolor común que afecta a gran parte de la población, y que es aún más probable a medida que se envejece. Es un conjunto de síntomas más que una afección en sí misma, la ciática se trata en función de la causa subyacente de sus síntomas.
Cuando se tiene un dolor intenso en una o ambas rodillas, la movilidad se detiene. Sin la fuerza y la movilidad que permiten las rodillas, incluso las tareas diarias más básicas resultan difíciles o imposibles. El dolor severo de rodilla puede comenzar de varias maneras.
La artritis afecta a más de 50 millones de estadounidenses en algún grado. La artritis, un conjunto de afecciones degenerativas que afectan a las articulaciones, suele exigir un enfoque de tratamiento multifacético que combina opciones de estilo de vida y atención médica.
La fatiga se considera crónica cuando sus síntomas duran seis meses o más. No hay ninguna condición que explique completamente su fatiga, y el descanso no parece ayudar. Puede ser el momento de considerar la terapia intravenosa para encontrar alivio.
El síndrome del túnel carpiano provoca hormigueo, entumecimiento e incluso dolor en las manos, por lo que es fácil sospechar que esta afección es la razón de sus síntomas. Sin embargo, los problemas en el cuello también podrían estar detrás de los problemas en las manos.