Como relajar el psoas

Qué se siente al liberar el psoas

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
El músculo psoas es uno de los más importantes del cuerpo humano. Está situado en lo más profundo del núcleo y está unido a la columna vertebral y a la cadera. Sin el psoas, los movimientos cotidianos, como caminar, no serían posibles, ya que es el único músculo que conecta la columna vertebral con las piernas. Además de flexionar la cadera, este músculo central profundo trabaja para estabilizar la columna vertebral y regular la respiración.
El psoas puede tensarse como resultado de un esfuerzo o un uso excesivo, lo que provoca dolor en la parte baja de la espalda y en las piernas. Un músculo psoas tenso suele ser un subproducto de estar demasiado tiempo sentado o de un uso excesivo al caminar o realizar actividades físicas como correr, montar en bicicleta e incluso hacer abdominales.

Estiramientos del psoas para imprimir

¿El dilema de muchos deportistas? Conocer el estado de su psoas. Familiarizarse con este músculo, sus funciones previstas y la forma en que funciona dentro de su propio cuerpo le ayudará a saber qué tipo de mantenimiento -fortalecimiento o estiramiento- necesita su psoas para moverse mejor.¿Dónde está? ¿Qué es? ¿Qué hace?
El psoas es técnicamente un grupo de dos músculos compuesto por el psoas mayor y el iliaco. Estos músculos se originan en lugares diferentes (el psoas mayor en las vértebras lumbares y el ilíaco en la pelvis), pero se unen entre sí para cruzar la articulación de la cadera y fijarse en el fémur. Como son prácticamente indistinguibles en su extremo distal, ya que funcionan como un solo músculo para flexionar y rotar lateralmente (supinar) el muslo, se les suele denominar “iliopsoas” (aunque en este artículo utilizaré sólo “psoas”, porque me refiero principalmente a la funcionalidad del iliopsoas entre la columna y el fémur). El psoas está activo cuando caminas y corres, flexionando la cadera para mover la pierna hacia delante y luego alargándose para permitir el movimiento opuesto de extensión de la cadera, realizado (principalmente) por el glúteo mayor. El GM y el iliaco trabajan en lados opuestos de la cadera como músculos antagonistas, lo que significa que tienen una relación inversa entre sí: cuando uno se contrae, el otro debe relajarse para permitir el movimiento en la dirección opuesta. Así que cuando tu psoas está demasiado tenso, tira de tu GM hacia un estado de sobreestiramiento, y viceversa.¿Buscas ayuda para implementar y gestionar el entrenamiento de tu equipo? Aprende más aquí→

Síndrome del psoas

Puede que no pienses en ello mientras practicas yoga, pero en lo más profundo del centro de tu cuerpo, bajo las capas de piel, músculos y órganos, se encuentra el psoas. Es el más profundo de tus músculos centrales, el núcleo mismo de tu núcleo.
En realidad tienes dos músculos psoas, uno a cada lado del cuerpo. Cada uno comienza en la duodécima vértebra torácica y se une allí y a cada una de las cinco vértebras lumbares inferiores. A continuación, se conecta y se mezcla con los músculos iliacos que recubren el interior de los huesos de la pelvis, y luego se extiende por la parte delantera de la pelvis y se une al trocánter menor del fémur, una “perilla” situada en la parte interna del hueso superior del muslo.
Aunque el psoas suele agruparse con los flexores de la cadera, esa clasificación no da una idea adecuada de las muchas formas en que este músculo central clave mantiene el equilibrio físico, mental y emocional.
Al ser el único músculo que conecta la columna vertebral con las piernas, el psoas crea un puente entre la parte superior e inferior del cuerpo. Este puente permite que tu cuerpo se mueva con fluidez mientras caminas, guiando la transferencia de peso del tronco a las piernas y estabilizando la columna vertebral mientras las piernas se mueven.

Liberación emocional del psoas

Cuando sientes miedo, ¿qué sensaciones percibes en tu cuerpo? Quizá notes un nudo en la garganta, un escalofrío en la columna vertebral o una tensión en la mandíbula. Pero hay otra respuesta común que quizá no notes (conscientemente): una tensión en la zona de los flexores de la cadera. Se trata del músculo psoas mayor, un tejido sensible enterrado en lo más profundo del cuerpo. El psoas te ayuda a hacer cosas como abrazar las rodillas hacia el torso, caminar cuesta arriba y subir escaleras. En el yoga, el psoas es importante para la alineación estable y equilibrada, la rotación adecuada de las articulaciones y la amplitud de movimiento. Y cuando te sientes amenazado, se activa, preparándote para entrar en acción.
En la respuesta de lucha, el psoas inicia movimientos defensivos dinámicos como patadas o puñetazos; en la lucha, se reflexiona para ayudarte a correr. La congelación puede hacer que se contraiga inmediatamente para que tu cuerpo pueda adoptar una posición fetal de protección.
Evolutivamente, el psoas te ayudó a huir de los depredadores, y sigue estando intrínsecamente ligado a nuestra respuesta al miedo. Eso es bueno, porque en el siglo XXI seguimos necesitando huir del peligro. Sólo que es más probable que la amenaza sea un autobús que se acerca que un tigre de dientes de sable. Las presiones de la vida, como una agenda sobrecargada o los problemas financieros que se avecinan, también pueden hacer que el psoas se contraiga y mantenga la tensión. Por desgracia, esa contracción suele persistir mucho después de que la amenaza haya pasado.