Escoliosis severa

Radiografía de escoliosis grave

La escoliosis es una afección médica en la que la columna vertebral de una persona tiene una curvatura lateral[2]. La curvatura suele tener forma de “S” o “C” en tres dimensiones[2][6] En algunos casos, el grado de curvatura es estable, mientras que en otros aumenta con el tiempo[3] La escoliosis leve no suele causar problemas, pero los casos más graves pueden afectar a la respiración y al movimiento[3][7] El dolor suele estar presente en los adultos y puede empeorar con la edad[8].
La causa de la mayoría de los casos es desconocida, pero se cree que implica una combinación de factores genéticos y ambientales[3] Los factores de riesgo incluyen a otros miembros de la familia afectados[2] También puede ocurrir debido a otra condición como espasmos musculares, parálisis cerebral, síndrome de Marfan y tumores como la neurofibromatosis[2] El diagnóstico se confirma con radiografías[2] La escoliosis suele clasificarse como estructural, en la que la curva es fija, o funcional, en la que la columna vertebral subyacente es normal[2].
El tratamiento depende del grado de la curva, la ubicación y la causa.[2] Las curvas menores pueden simplemente observarse periódicamente.[2] Los tratamientos pueden incluir el uso de corsés, ejercicios específicos, revisión de la postura y cirugía.[2][4] El corsé debe ajustarse a la persona y usarse a diario hasta que se detenga el crecimiento.[2] Los ejercicios específicos, como los que se centran en el núcleo, pueden usarse para intentar disminuir el riesgo de empeoramiento. [4] Pueden realizarse solos o junto con otros tratamientos, como el corsé. 9] [10] Las pruebas de que la manipulación quiropráctica, los suplementos dietéticos o los ejercicios pueden evitar el empeoramiento de la afección son escasas. 2] [11] Sin embargo, se sigue recomendando el ejercicio debido a sus otros beneficios para la salud. 2]

Tratamiento de la escoliosis severa

La escoliosis es una afección médica en la que la columna vertebral de una persona tiene una curvatura lateral[2]. La curvatura suele tener forma de “S” o “C” en tres dimensiones[2][6] En algunos casos, el grado de curvatura es estable, mientras que en otros aumenta con el tiempo[3] La escoliosis leve no suele causar problemas, pero los casos más graves pueden afectar a la respiración y al movimiento[3][7] El dolor suele estar presente en los adultos y puede empeorar con la edad[8].
La causa de la mayoría de los casos es desconocida, pero se cree que implica una combinación de factores genéticos y ambientales[3] Los factores de riesgo incluyen a otros miembros de la familia afectados[2] También puede ocurrir debido a otra condición como espasmos musculares, parálisis cerebral, síndrome de Marfan y tumores como la neurofibromatosis[2] El diagnóstico se confirma con radiografías[2] La escoliosis suele clasificarse como estructural, en la que la curva es fija, o funcional, en la que la columna vertebral subyacente es normal[2].
El tratamiento depende del grado de la curva, la ubicación y la causa.[2] Las curvas menores pueden simplemente observarse periódicamente.[2] Los tratamientos pueden incluir el uso de un corsé, ejercicios específicos, revisión de la postura y cirugía.[2][4] El corsé debe ajustarse a la persona y usarse a diario hasta que se detenga el crecimiento.[2] Los ejercicios específicos, como los que se centran en el núcleo, pueden usarse para intentar disminuir el riesgo de empeoramiento. [4] Pueden realizarse solos o junto con otros tratamientos, como el corsé. 9] [10] Las pruebas de que la manipulación quiropráctica, los suplementos dietéticos o los ejercicios pueden evitar el empeoramiento de la afección son escasas. 2] [11] Sin embargo, se sigue recomendando el ejercicio debido a sus otros beneficios para la salud. 2]

Cirugía de escoliosis severa

Fig. 2Radiografías de pacientes en presentación de caso 2008-2009. a Radiografía tomada en noviembre de 2008 poco después de la evaluación inicial de fisioterapia mostrando una curva torácica con ángulo de Cobb de 70 grados y una curva lumbar con ángulo de Cobb de 48 grados. b Radiografía tomada en julio de 2009, 9 meses después de comenzar la fisioterapia de Schroth, mostrando ángulos de Cobb torácico y lumbar reducidos de 58 y 43°, respectivamente. c Radiografía privada tomada en julio de 2009 durante un ejercicio de Schroth que muestra una reducción de los ángulos de Cobb torácico y lumbar de 48 y 33°, respectivamente. d Radiografía con férula tomada en noviembre de 2009 que muestra una reducción aún mayor de las curvas de escoliosis hasta un ángulo de Cobb torácico de 38° y un ángulo de Cobb lumbar de 30°Imagen a tamaño completo
Fig. 4Fotografía del paciente de la presentación del caso que muestra una postura sentada corregida mientras realiza el ejercicio de fisioterapia “50 por” de Schroth en julio de 2009. Este ejercicio específico promueve la autoelongación activa, las técnicas de respiración angular derecha dirigiendo el aire inspirado hacia las concavidades de la caja torácica mientras se mantiene la postura corregidaImagen a tamaño real

Escoliosis severa en la tercera edad

La escoliosis es una afección médica en la que la columna vertebral de una persona tiene una curvatura lateral[2]. La curvatura suele tener forma de “S” o “C” en tres dimensiones[2][6] En algunos casos, el grado de curvatura es estable, mientras que en otros aumenta con el tiempo[3] La escoliosis leve no suele causar problemas, pero los casos más graves pueden afectar a la respiración y al movimiento[3][7] El dolor suele estar presente en los adultos y puede empeorar con la edad[8].
La causa de la mayoría de los casos es desconocida, pero se cree que implica una combinación de factores genéticos y ambientales[3] Los factores de riesgo incluyen a otros miembros de la familia afectados[2] También puede ocurrir debido a otra condición como espasmos musculares, parálisis cerebral, síndrome de Marfan y tumores como la neurofibromatosis[2] El diagnóstico se confirma con radiografías[2] La escoliosis suele clasificarse como estructural, en la que la curva es fija, o funcional, en la que la columna vertebral subyacente es normal[2].
El tratamiento depende del grado de la curva, la ubicación y la causa.[2] Las curvas menores pueden simplemente observarse periódicamente.[2] Los tratamientos pueden incluir el uso de corsés, ejercicios específicos, revisión de la postura y cirugía.[2][4] El corsé debe ajustarse a la persona y usarse a diario hasta que se detenga el crecimiento.[2] Los ejercicios específicos, como los que se centran en el núcleo, pueden usarse para intentar disminuir el riesgo de empeoramiento. [4] Pueden realizarse solos o junto con otros tratamientos, como el corsé. 9] [10] Las pruebas de que la manipulación quiropráctica, los suplementos dietéticos o los ejercicios pueden evitar el empeoramiento de la afección son escasas. 2] [11] Sin embargo, se sigue recomendando el ejercicio debido a sus otros beneficios para la salud. 2]