Espalda curvada hacia adentro

Pérdida de lordosis cervical

La columna vertebral se curva normalmente en el cuello, el torso y la zona lumbar. Esto posiciona la cabeza sobre la pelvis de forma natural. Las curvas también funcionan como amortiguadores, distribuyendo la tensión que se produce durante el movimiento.
Al tumbarse sobre la espalda en una superficie dura, una persona con un alto grado de lordosis tendrá un espacio bajo la parte inferior de la espalda y la superficie. Si la curvatura es flexible (o se invierte cuando la persona se inclina hacia delante), no hay necesidad de preocuparse por el médico. Si la curva no cambia cuando la persona se inclina hacia delante, la lordosis es fija y puede ser necesario un tratamiento.
Para diagnosticar la lordosis, el médico puede elaborar el historial médico del paciente y realizar una exploración física. El historial médico abarcará cuestiones como cuándo se hizo perceptible la curva excesiva, si está empeorando y si la cantidad de la curva parece cambiar. Durante la exploración, se pedirá al paciente que se incline hacia delante y hacia los lados para ver si la curvatura es flexible o fija, qué amplitud de movimiento tiene el paciente y si la columna está bien alineada. El médico puede palpar la columna vertebral para comprobar si hay anomalías.

Columna vertebral con lordosis

Nuestro equipo de representantes de acceso dedicado está aquí para ayudarle a concertar una cita con los especialistas que necesita. 212-305-7950Solicitar una cita en líneaServicios de telesaludBuscar un médico
Normalmente, la columna vertebral tiene varias curvas suaves de adelante hacia atrás. La columna lumbar (inferior) tiene una lordosis, o curva hacia dentro. La columna torácica (media) tiene una cifosis, o curva hacia fuera, y la columna cervical (cuello) tiene una lordosis. Estas curvas suelen trabajar en armonía para mantener el centro de gravedad del cuerpo alineado sobre las caderas y la pelvis.
Para mantenerse erguido, una persona con síndrome de espalda plana debe contraer los músculos de la espalda, y posiblemente flexionar las caderas y las rodillas. Estas maniobras pueden ayudar temporalmente a la persona a mantenerse erguida, pero con el tiempo pueden provocar un dolor intenso.
Para determinar el grado de síndrome de espalda plana, el médico puede solicitar una radiografía, una prueba que produce imágenes de la columna vertebral y otros huesos y tejidos mediante rayos electromagnéticos invisibles. Puede tratarse de un escáner vertical de cinta larga que muestra toda la columna vertebral en una sola imagen. El médico también puede solicitar otros procedimientos de diagnóstico para obtener una imagen más detallada de la columna vertebral:

¿por qué mi espalda está curvada hacia dentro?

La deformidad de la columna vertebral es una alineación o curva anormal de la columna vertebral ósea. La escoliosis y la cifosis en adultos pueden estar causadas por el desgaste de la espalda debido a la edad o por complicaciones de cirugías anteriores. La deformidad moderada se produce cuando las articulaciones facetarias y los discos se deterioran con el tiempo y ya no son capaces de soportar la postura normal de la columna vertebral. El dolor se debe a la tensión de las articulaciones y al pinzamiento de los nervios, no a la curva anormal. El tratamiento puede incluir medicamentos, fisioterapia, inyecciones o cirugía.
La columna vertebral es una columna de 24 huesos móviles llamados vértebras que están conectados entre sí por ligamentos. Los huesos están separados por discos, que actúan como amortiguadores y dan flexibilidad a la columna. Cada vértebra tiene un complejo de tres articulaciones, con un gran disco en la parte delantera y dos articulaciones facetarias en la parte trasera. Este fuerte diseño de trípode mantiene los huesos conectados y alineados, uno encima del otro, al tiempo que permite que nuestra columna se doble y gire.
Vista de frente, la columna vertebral es perfectamente recta, pero desde el lado tiene tres curvas (Fig. 1). Esta curvatura absorbe el impacto de los pasos y posiciona nuestra cabeza de forma natural sobre la pelvis y la cadera. En el cuello, o nivel cervical, la columna vertebral normal se arquea ligeramente hacia dentro, hacia la mandíbula, en una curvatura llamada lordosis. La columna vertebral se arquea ligeramente hacia fuera a nivel del pecho (cifosis), y se curva de nuevo hacia dentro (lordosis) a nivel lumbar, o espalda baja.

Causas de la lordosis

La columna vertebral no debe ser perfectamente recta. Una columna vertebral sana tiene tres curvas suaves: dos curvas, en el cuello y la parte inferior de la espalda, que se dirigen hacia la parte delantera del cuerpo, conocidas como lordosis, y una llamada cifosis en la parte superior de la espalda que se inclina hacia fuera. Estas curvas ayudan a la columna vertebral a absorber los golpes, a sostener la cabeza y a mantener el cuerpo estable.
Pero demasiado de algo bueno puede no ser tan bueno. Cuando la curvatura de la lordosis en la parte baja de la espalda o (menos frecuentemente) en el cuello se vuelve demasiado pronunciada, se dice que tienes hiperlordosis (algo confuso que también se denomina simplemente lordosis), lo que puede acarrear una serie de problemas como dolor lumbar, dolor de cuello, entumecimiento, debilidad y otros. A continuación te explicamos cómo puedes reconocer si tus curvas de lordosis son demasiado extremas.
La lordosis se define como una curva excesiva de la columna vertebral hacia dentro. Se diferencia de las curvas normales de la columna vertebral en las regiones cervical, torácica y lumbar, que son, hasta cierto punto, cifóticas (cerca del cuello) o lordóticas (más cerca de la espalda baja). Las curvas naturales de la columna vertebral sitúan la cabeza sobre la pelvis y funcionan como amortiguadores para distribuir la tensión mecánica durante el movimiento.