Fortalecer vasto interno condromalacia

Condromalacia rotuliana nhs

Los ejercicios del músculo vasto medial son una forma excelente de mejorar la estabilidad y la función de la rodilla, reducir el dolor de rodilla y disminuir el riesgo de lesiones del cartílago.La mayoría de las personas que sufren dolor de rodilla a largo plazo tienen un músculo vasto medial débil. La mayoría de las personas que sufren dolor de rodilla a largo plazo tienen un músculo vasto medial débil, lo que altera la forma en que se mueve la rodilla, cómo se dirigen las fuerzas a través de la rodilla y supone una tensión excesiva en la parte interna de la rodilla.
El músculo vasto medial es el más interno de los cuatro músculos del cuádriceps que se encuentran en la parte delantera del muslo. La mayor parte del músculo vasto medial se encuentra justo por encima de la rótula, en el lado interno (medial) de la rodilla. Esta parte del músculo se conoce como vasto medial oblicuo, también conocido como VMO o vasto medial oblicuo, ya que las fibras musculares aquí pasan oblicuamente a la rótula.
El músculo vasto medial en su conjunto trabaja con los demás músculos del cuádriceps para enderezar la rodilla y, por tanto, extender la pierna. El músculo vasto medial es especialmente importante en las fases finales de la extensión de la rodilla, donde ayuda al mecanismo de bloqueo de la articulación de la rodilla. La forma de la rodilla hace que, de forma natural, la rótula se deslice ligeramente hacia el lado exterior de la rodilla al doblar la pierna. Esto supondría una fricción excesiva en el cartílago que recubre la parte posterior de la rótula, además de aumentar el riesgo de luxación de la rótula.

Dolor del vasto medial

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La condromalacia rotuliana se produce cuando el cartílago de la parte posterior de la rótula empieza a ablandarse y a romperse. Esta rotura hace que la rótula rechine contra los huesos de la pierna que se unen para formar la articulación de la rodilla, lo que provoca un dolor que empeora con la actividad.
La condromalacia rotuliana se conoce a menudo como rodilla de corredor, ya que esta afección es común entre los corredores y otras personas activas que soportan una tensión repetitiva en la articulación de la rodilla. Las lesiones en la rodilla, el uso excesivo de la articulación de la rodilla y los desequilibrios musculares o la mala alineación de la rodilla suelen conducir al desarrollo de la condromalacia rotuliana.

Condromalacia rotuliana ejercicios nhs

Los problemas de alineación o de uso excesivo de la rótula pueden provocar el desgaste del cartílago situado detrás de la rótula. La condromalacia rotuliana es un problema común de la rodilla que afecta a la rótula y al surco en el que ésta se desliza sobre el fémur (hueso del muslo). La rótula, junto con el extremo inferior del fémur, se considera la articulación patelofemoral.
Condromalacia es el término utilizado para describir una articulación patelofemoral que ha sido dañada estructuralmente, mientras que el término síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) se refiere a las primeras etapas de la afección en las que aún no se ha producido un daño estructural. Es más probable que los síntomas sean reversibles en el caso del SDPF.
La rótula es el hueso móvil de la parte delantera de la rodilla. Este hueso único está envuelto dentro de un tendón que conecta los grandes músculos de la parte delantera del muslo, los músculos del cuádriceps, con el hueso de la parte inferior de la pierna. El gran tendón del cuádriceps, junto con la rótula y el ligamento rotuliano, se denomina mecanismo extensor. Aunque pensamos en él como un único dispositivo, el mecanismo extensor tiene dos tendones separados, el tendón del cuádriceps en la parte superior de la rótula, que conecta el músculo cuádriceps con la parte superior de la rótula, y el tendón rotuliano por debajo de la rótula, que conecta la parte inferior de la rótula con la tibia.

Vmo ejercicios de fortalecimiento muscular pdf

Lo siguiente es sólo para fines informativos. Recomendamos buscar asesoramiento profesional antes de intentar cualquier ejercicio de rehabilitación. Puede ser beneficioso vendar la rodilla antes de comenzar los ejercicios para ayudar al seguimiento de la rótula.
Por lo general, son los oblicuos del vasto medial en la parte interior del muslo, cerca de la rodilla, y el músculo glúteo medio en la parte exterior de la cadera los que requieren fortalecimiento. El objetivo es fomentar el seguimiento de la rótula en la posición adecuada, distribuyendo las fuerzas por toda la articulación. Comience tan pronto como los ejercicios puedan realizarse sin dolor. Puede ser necesario utilizar esparadrapo mientras se realizan los ejercicios para que puedan hacerse sin dolor. El vasto lateral de la parte externa del muslo suele requerir estiramientos.
Este es un buen ejercicio para la fase inicial mientras los ejercicios de pie son dolorosos. Se coloca un rodillo de espuma o una toalla enrollada debajo de la rodilla para que esté ligeramente doblada. Se coloca la mano sobre el músculo vasto medial para sentirlo trabajar. Es esencial que el deportista aprenda a aislar este músculo y a sentir cómo se utiliza durante los ejercicios de fortalecimiento. Un estimulador muscular o una máquina de tensores pueden ayudar en las primeras etapas. Contraiga el músculo, mantenga la contracción de 3 a 5 segundos, relaje y repita 10 veces. El pie debe levantarse del suelo mientras se empuja la rodilla hacia la toalla. Este ejercicio debe realizarse de 3 a 5 veces al día si el dolor lo permite.