Hernia inguinal ejercicios recomendados

Los peores ejercicios para la hernia inguinal

Si aún no me sigues, probablemente hayas dado con esta página porque estabas haciendo una búsqueda en internet para ver si es posible curar una hernia inguinal con ejercicio. Seguramente has estado viendo como un millón de otras páginas web que dicen que no es posible, y que la única manera de arreglar una hernia es a través de la cirugía.
¡Bueno, estoy aquí para decirte que eso es 100% mentira! Si lees a través de este blog podrás ver toda mi historia sobre cómo intentar curar mi hernia inguinal de forma natural sin cirugía. Por qué empecé, lo que tuve que trabajar, todo. Pero voy a hacer una larga historia corta aquí.
He tenido una hernia inguinal por más de 4 años. Era del tamaño de 2 pelotas de golf una al lado de la otra en el canal inguinal cuando asomaba, lo que ocurría todo el tiempo desde que me levantaba de la cama por la mañana. Nunca me dolía, pero era muy molesto, sobre todo porque soy un hombre muy activo.
Trabajé para averiguar la mejor manera de curar mi hernia inguinal de forma natural sin ningún resultado hasta hace unos seis meses. Fue entonces cuando todo lo que estaba haciendo empezó a funcionar. A través de la prueba y el error lo descubrí.  Literalmente en tres semanas mi hernia inguinal era de la mitad del tamaño. Luego, 3 meses después, era del tamaño de un M&M. Ahora estoy en un punto en el que la hernia no se asoma nunca. Nunca siento presión en absoluto, excepto un poco cuando estoy en una posición sentada hacia adelante.

Autocuración de la hernia inguinal

Si usted o alguien que conoce ha sufrido una hernia, es posible que no esté seguro de los tipos de ejercicios que puede realizar. ¿Qué es una hernia? Se produce cuando una zona de tejido o músculo circundante se debilita, lo que hace que una parte de un órgano o tejido graso se congestione a través de la fascia. Hay 5 zonas diferentes en las que pueden producirse hernias: inguinal (ingle interna), femoral (ingle externa), umbilical (ombligo), hiatal (parte superior del estómago) y por cirugía (incisional). El tipo más común de hernia es la inguinal.
Las hernias inguinales se producen porque una parte del intestino o de la vejiga sobresale a través de la pared abdominal o del canal inguinal. Esto es especialmente más frecuente en los hombres que en las mujeres, debido a que los testículos se forman a partir del canal inguinal, lo que puede crear “huecos” en la pared abdominal. Las hernias pueden presentarse al principio sólo como un pequeño bulto o protuberancia que no causa dolor. Sin embargo, con el paso del tiempo, la hernia puede aumentar de tamaño debido al ejercicio vigoroso, a levantar objetos pesados o a la tos crónica. La forma de ejercicio recomendada después de la cirugía consiste en disminuir la presión intraabdominal, como explican Simons y sus colegas (2009).

Ejercicios del suelo pélvico para la hernia inguinal

Una hernia se produce cuando una parte interna del cuerpo empuja a través de una debilidad en el músculo y la pared del cuerpo, lo que suele dar lugar a la aparición de un bulto que aumenta de tamaño al toser o hacer un esfuerzo y que tiende a desaparecer al acostarse. Las hernias más comunes son las inguinales, que se producen en la región del bajo vientre o del ingle o a través de cicatrices quirúrgicas anteriores (incluidas las reparaciones de hernias anteriores). Por lo general, las hernias no son perjudiciales; sin embargo, en algunos casos, es posible que se estrangulen (cuando se corta el suministro de sangre) o se obstruyan, lo que puede provocar dolor y otras complicaciones que requieran una intervención quirúrgica de urgencia. Por lo tanto, la mayoría de las hernias se reparan quirúrgicamente de forma rutinaria para evitar cualquier complicación en el futuro.
La cirugía de la hernia tiene como objetivo devolver los órganos internos a su posición normal y reparar la debilidad del músculo y la pared corporal. Las hernias se producen a veces por un esfuerzo repetitivo, por lo que la recuperación de la cirugía de hernia implica volver con cuidado al ejercicio y la actividad normales sin que la hernia vuelva a aparecer.

Ejercicios para curar y fortalecer la hernia inguinal

El ejercicio puede ser una de las formas más eficaces de controlar algunas enfermedades crónicas, incluida la hernia. Sin embargo, cuando se realiza de forma incorrecta o con determinados ejercicios, también puede empeorar una hernia y exacerbar sus síntomas.
Se puede hacer ejercicio si se tiene una hernia. La clave es centrarse en ejercicios que no fuercen la zona donde se encuentra la hernia. En el caso de las hernias abdominales, esto significa que no se recomiendan los ejercicios o rutinas de levantamiento que impliquen esfuerzos o tirones en la zona abdominal.
Si tiene dolor con su hernia, puede notar que cuanto más intenso sea el entrenamiento, peor será el síntoma. Por eso, si experimentas esto, es mejor que te quedes con entrenamientos menos intensos como caminar y trotar (en lugar de correr).
Hay ciertos ejercicios de yoga que pueden ser buenos para una hernia. Uno de ellos es el ejercicio de respiración profunda que puede ayudar a fortalecer el diafragma. Otro es hacer la postura de la silla, que también se cree que fortalece la zona abdominal sin forzarla.