Homeopatia en el embarazo

Remedios homeopáticos que deben evitarse durante el embarazo

La medicina homeopática trata a la persona como un todo, en lugar de tratar condiciones específicas de forma aislada. Este enfoque “holístico” es una de las principales diferencias entre la homeopatía y la medicina convencional. Por ejemplo, si durante tu embarazo sufres náuseas matutinas, dolor de espalda, dolor pélvico y picores en la piel, la vía convencional podría implicar tratamientos separados para cada síntoma; en cambio, un homeópata considerará todos los síntomas en conjunto (ya sean mentales, emocionales o físicos), y posiblemente los tratará con una sola receta.
El tratamiento homeopático tiene un excelente historial de seguridad en general. Durante el embarazo, algunas mujeres prefieren vivir con las molestias de las náuseas matutinas o la acidez estomacal, en lugar de buscar un tratamiento, porque están preocupadas, con razón, por los posibles efectos de los medicamentos convencionales en el feto. Sin embargo, como los medicamentos homeopáticos no son tóxicos y sólo se utilizan cantidades mínimas de ingredientes activos en la preparación de los medicamentos homeopáticos, pueden utilizarse con seguridad en casos de bebés, niños, embarazo y madres lactantes, cuando el uso de medicamentos convencionales sería desaconsejable.

Kit de embarazo homeopático

Es evidente que el embarazo es un proceso largo con numerosos cambios biológicos. Comienza con la concepción, que es un proceso biológico relativamente sencillo. Sin embargo, otras etapas del desarrollo fetal, que siguen después de la concepción hasta el proceso de post-parto, son bastante delicadas y, abarcan reacciones bioquímicas transitorias. Uno de los procesos biológicos más notables que se producen durante el embarazo son las náuseas matutinas, que resultan bastante desagradables para la mayoría de las madres embarazadas (Hershoff, 2000). Por lo general, las náuseas matutinas se producen hacia el final del primer trimestre durante un proceso materno denominado “selfing”, cuando el cuerpo materno reconoce al feto como “yo”. Por lo tanto, las condiciones biológicas experimentadas durante las náuseas matutinas son atribuibles a los cambios biológicos en los sistemas corporales fetal y materno.
Los medicamentos homeopáticos se utilizan para resolver diferentes procesos biológicos durante el embarazo. Algunos de los medicamentos son útiles en un área, mientras que otros son universales. La utilidad de estos medicamentos se explica por el papel que desempeñan durante los episodios de náuseas matutinas, el parto de nalgas y el trabajo de parto.

Caulophyllum homeopatía embarazo

La homeopatía es un sistema de medicina ancestral que trabaja sobre el propio sistema inmunológico y curativo del cuerpo para reparar la dolencia. Los medicamentos de la homeopatía se elaboran con sustancias naturales como plantas y minerales. Aunque los medicamentos clasificados como “naturales” no son seguros para el embarazo, la medicina homeopática durante el embarazo es segura y durante la lactancia. Es una solución sin riesgo para las afecciones inducidas por el embarazo, como las náuseas matutinas, el estreñimiento, las náuseas, la acidez/indigestión, la secreción nasal, etc.
La homeopatía es segura para las mujeres durante el embarazo y después del nacimiento de su hijo, incluida la lactancia. Los remedios están muy diluidos y no son medicamentos químicos, por lo que no pueden dañar al bebé. Para las mujeres, el parto puede ser una perspectiva aterradora, y estas cuestiones pueden abordarse durante una consulta homeopática. Dado que el bebé en desarrollo se considera parte integrante de la madre, un remedio homeopático que aumente la resistencia de la madre y calme sus miedos y ansiedades probablemente también ayude al bebé. Aunque la comadrona no tenga experiencia avanzada en homeopatía, a muchas les parece bien que las mujeres utilicen remedios homeopáticos durante el parto. Así que coméntaselo durante tus visitas prenatales.

Natrum muriaticum seguro durante el embarazo

La homeopatía se utiliza desde hace tiempo como medicina de elección para las mujeres embarazadas, los niños y sus familias. Lo que hace que la homeopatía sea atractiva para los profesionales y los pacientes es su bajo riesgo de toxicidad, su mínima reactividad con otros medicamentos y su facilidad de almacenamiento y dispensación. Se trata de un medicamento muy eficaz para numerosas afecciones, tanto agudas como crónicas, y muy barato. Históricamente, la homeopatía se ha utilizado para tratar enfermedades como la malaria y la neumonía, y hay algunos registros de tratamientos exitosos de la gripe española de 1918.
Prescribir el remedio adecuado requiere práctica, como todo lo que requiere habilidad. Los homeópatas experimentados buscan la causa de la enfermedad y tratan de encontrar los síntomas del caso que son extraños, raros o peculiares. Algunos ejemplos de síntomas peculiares son “boca seca con falta de sed” o “dolor con el primer movimiento que mejora con el movimiento continuado”. También buscan patrones de síntomas como “las náuseas se producen todas las mañanas” o “el insomnio se produce todas las noches de 3 a 6 de la mañana”. Todo esto puede sonar extraño, pero son pistas importantes que ayudan a reducir la selección de remedios de entre miles de ellos al mejor remedio.