Laxitud articular

síntomas de laxitud articular

La laxitud ligamentosa, o laxitud de los ligamentos, significa ligamentos sueltos. La laxitud ligamentosa es una causa de dolor corporal crónico que se caracteriza por la flojedad de los ligamentos. Cuando esta afección afecta a las articulaciones de todo el cuerpo, se denomina hipermovilidad articular generalizada, que se da en aproximadamente el diez por ciento de la población, y puede ser genética. Los ligamentos sueltos pueden aparecer de diversas formas y con distintos niveles de gravedad. Además, no siempre afecta a todo el cuerpo. Uno puede tener ligamentos flojos en los pies, pero no en los brazos.
Una persona con laxitud ligamentosa, por definición, tiene los ligamentos flojos. A diferencia de otras enfermedades más generalizadas, el diagnóstico no requiere la presencia de tendones, músculos o vasos sanguíneos sueltos, piel hiperlaxa u otros problemas del tejido conectivo. En los trastornos hereditarios del tejido conectivo asociados a la hipermovilidad articular (como el síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos tipos I-III, VII y XI), la laxitud articular suele ser evidente antes de la edad adulta. Sin embargo, la edad de aparición y la extensión de la laxitud articular son variables en el síndrome de Marfan, y la laxitud articular puede limitarse sólo a las manos, como en el síndrome de Ehlers-Danlos tipo I. Además, la laxitud ligamentosa puede aparecer junto con trastornos de la coordinación física como la dispraxia.

laxitud articular del hombro

El síndrome de Down, la forma más frecuente de retraso mental causada por una aberración cromosómica demostrable microscópicamente, se caracteriza por unos rasgos fenotípicos y una historia natural bien definidos y distintivos. Está causada por el estado triplicado (trisomía) de todo o de una porción crítica del cromosoma 21.
La hipoplasia dérmica focal es un trastorno multisistémico caracterizado principalmente por la afectación de la piel, el sistema esquelético, los ojos y la cara. Las manifestaciones cutáneas presentes al nacer incluyen áreas atróficas e hipoplásicas de la piel; aplasia cutis; nódulos de grasa en la dermis que se manifiestan como nódulos cutáneos blandos de color amarillo-rosado; y cambios pigmentarios. Los papilomas verrucoides de la piel y las mucosas pueden aparecer posteriormente. Las uñas pueden ser estriadas, displásicas o hipoplásicas; el pelo puede ser escaso o estar ausente. Las malformaciones de las extremidades incluyen la oligo/sindactilia y la división de la mano/pie. Las anomalías del desarrollo del ojo pueden incluir anoftalmia/microftalmia, coloboma del iris y coriorretina, y anomalías del conducto lagrimal. Los hallazgos craneofaciales pueden incluir asimetría facial, alae nasi con muescas, labio y paladar hendido y mentón puntiagudo. Los hallazgos ocasionales incluyen anomalías dentales, defectos de la pared abdominal, hernia diafragmática y anomalías renales. El desarrollo psicomotor suele ser normal; algunos individuos presentan un deterioro cognitivo.

laxitud articular en el niño

La laxitud ligamentosa, o laxitud de los ligamentos, significa ligamentos sueltos. La laxitud ligamentosa es una causa de dolor corporal crónico que se caracteriza por la existencia de ligamentos sueltos. Cuando esta afección afecta a las articulaciones de todo el cuerpo, se denomina hipermovilidad articular generalizada, que se da en alrededor del diez por ciento de la población y puede ser genética. Los ligamentos sueltos pueden aparecer de diversas formas y con distintos niveles de gravedad. Además, no siempre afecta a todo el cuerpo. Uno puede tener ligamentos flojos en los pies, pero no en los brazos.
Una persona con laxitud ligamentosa, por definición, tiene los ligamentos flojos. A diferencia de otras enfermedades más generalizadas, el diagnóstico no requiere la presencia de tendones, músculos o vasos sanguíneos sueltos, piel hiperlaxa u otros problemas del tejido conectivo. En los trastornos hereditarios del tejido conectivo asociados a la hipermovilidad articular (como el síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos tipos I-III, VII y XI), la laxitud articular suele ser evidente antes de la edad adulta. Sin embargo, la edad de aparición y la extensión de la laxitud articular son variables en el síndrome de Marfan, y la laxitud articular puede limitarse sólo a las manos, como en el síndrome de Ehlers-Danlos tipo I. Además, la laxitud ligamentosa puede aparecer junto con trastornos de la coordinación física como la dispraxia.

prueba de laxitud articular

La laxitud ligamentosa, o laxitud de los ligamentos, significa que los ligamentos están sueltos. La laxitud ligamentosa es una causa de dolor corporal crónico que se caracteriza por la soltura de los ligamentos. Cuando esta afección afecta a las articulaciones de todo el cuerpo, se denomina hipermovilidad articular generalizada, que se da en aproximadamente el diez por ciento de la población, y puede ser genética. Los ligamentos sueltos pueden aparecer de diversas formas y con distintos niveles de gravedad. Además, no siempre afecta a todo el cuerpo. Uno puede tener ligamentos flojos en los pies, pero no en los brazos.
Una persona con laxitud ligamentosa, por definición, tiene los ligamentos flojos. A diferencia de otras enfermedades más generalizadas, el diagnóstico no requiere la presencia de tendones, músculos o vasos sanguíneos sueltos, piel hiperlaxa u otros problemas del tejido conectivo. En los trastornos hereditarios del tejido conectivo asociados a la hipermovilidad articular (como el síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos tipos I-III, VII y XI), la laxitud articular suele ser evidente antes de la edad adulta. Sin embargo, la edad de aparición y la extensión de la laxitud articular son variables en el síndrome de Marfan, y la laxitud articular puede limitarse sólo a las manos, como en el síndrome de Ehlers-Danlos tipo I. Además, la laxitud ligamentosa puede aparecer junto con trastornos de la coordinación física como la dispraxia.