Músculo psoas

Dolor y gases en el músculo psoas

El psoas mayor (/ˈsoʊ.əs/ o /ˈsoʊ.æs/) es un músculo fusiforme largo situado en la región lumbar lateral entre la columna vertebral y el borde de la pelvis menor. Se une al músculo ilíaco para formar el iliopsoas. En los animales, este músculo equivale al lomo.
El psoas mayor se divide en una parte superficial y otra profunda. La parte profunda se origina en las apófisis transversas de las vértebras lumbares I-V. La parte superficial se origina en las superficies laterales de la última vértebra torácica, las vértebras lumbares I-IV y los discos intervertebrales vecinos. Entre ambas capas se encuentra el plexo lumbar[1].
Juntos, el músculo ilíaco y el psoas mayor forman el iliopsoas, que está rodeado por la fascia ilíaca. El iliopsoas recorre la eminencia iliopúbica a través de la laguna muscular hasta su inserción en el trocánter menor del fémur. La bursa iliopectínea separa el tendón del músculo iliopsoas de la superficie externa de la cápsula articular de la cadera a nivel de la eminencia iliopúbica[2] La bursa subtendinosa ilíaca se encuentra entre el trocánter menor y la inserción del iliopsoas[1].

Músculo psoas menor

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nam quis enim ut sapien sodales commodo. Fusce congue, elit a finibus fermentum, diam eros mollis massa, at eleifend sapien dui eget mauris. Donec nec diam enim. Vivamus commodo placerat risus vitae auctor. Cras leo elit, egestas eget dolor vitae, facilisis consequat sem. Mauris facilisis ipsum in porttitor ullamcorper. Nam vel massa sed quam venenatis facilisis. Quisque vitae mollis urna. In egestas nunc sed felis consequat, in malesuada dolor feugiat. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

Músculo ilíaco

Un psoas flexible y dinámico desempeña un papel fundamental en la integración de la salud física y emocional. El miedo causa estragos en la piedra angular de la pelvis. Un psoas crónicamente contraído (bloqueado en la preparación para la respuesta de huida/lucha o congelación) restringe el movimiento y tira de los huesos de la pelvis, comprometiendo no sólo la integridad de la pelvis, sino también el funcionamiento de los órganos y la sexualidad. Además, cualquier tensión dentro de la pelvis se reflejará en la mandíbula y viceversa. Rechinar los dientes es el método propioceptivo del cuerpo para recuperar el equilibrio, la coordinación y el posicionamiento, al tiempo que se mantiene el flujo esencial de líquido sinovial en todo el sistema nervioso central. La cirugía dental, los aparatos de ortodoncia y los accidentes que afectan a la cara, la mandíbula y la cabeza también alterarán la relación coherente entre el cráneo y el sacro.
A. (En el suelo) Posición de reposo constructivo: Descansa sobre la espalda con las rodillas flexionadas y los pies colocados en paralelo, a la misma distancia que la parte delantera de las cuencas de las caderas. Coloque los talones a una distancia aproximada de 16-24 pulgadas de los glúteos. Mantenga el tronco y la cabeza paralelos al suelo. NO empuje ni aplane la columna vertebral ni meta la pelvis. Dedica aproximadamente 20 minutos al día a estar simplemente en Descanso Constructivo. La gravedad libera el músculo iliopsoas, libera el diafragma y ralentiza el sistema nervioso parasimpático. Esta posición proporciona una oportunidad de descanso, aunque dinámica, para observar el fluido interno del núcleo. Sin agenda ni destino, experimenta lo que es. Mientras descansas en esta posición, presta atención a las sensaciones. ¿Qué percibes? ¿Qué sientes? ¿Cuál es la sensación de tus emociones? Fíjate en tus pensamientos, imágenes y ensoñaciones. Vuelve a la sensación. Comienza cada vez con la sensación de peso y la conexión con el suelo. Es posible que empiece a temblar mientras su núcleo se derrite, como si el hielo se desmoronara. Permita que los ojos se abran suavemente y, cuando esté listo, ruede hacia su lado.

Función del músculo psoas

El compartimento del iliopsoas puede estar implicado en muchos procesos patológicos diferentes con una amplia variedad de síntomas que pueden simular una necrosis avascular (NVA) de la cabeza femoral. El músculo psoas se fusiona con el ilíaco para formar una marca de verificación (“radical”) en el plano coronal de la RM, con intensidades musculares normales, a ambos lados de la columna.
Para evaluar si la anormalidad de esta forma de marca de verificación (obliteración o intensidad anormal), el signo de la marca de verificación, puede utilizarse como un indicador simple de patologías del iliopsoas en exámenes de RM realizados por sospecha de NVA de la cadera.
Se evaluó retrospectivamente un total de 75 exámenes de RM de cadera realizados durante 2007 por sospecha de NVA (proporción hombre:mujer, 44:31; edad media, 41 años). Se evaluó el compartimento del iliopsoas en las secuencias coronales T1 y T2 saturadas de grasa para detectar la presencia del signo de la marca de verificación mediante el consenso de dos lectores.
Veintiséis pacientes presentaban signos de NVA y 49 tenían otros hallazgos en la cadera o caderas normales. Se observó una forma de marca de verificación normal en todas las exploraciones, excepto en dos. La obturación de la forma de la marca de verificación, un signo positivo de la marca de verificación, en esos dos se debió a una patología del compartimento del psoas (infección y hematoma del compartimento del iliopsoas).