Nutacion del sacro

Cómo corregir la nutación del sacro

ResumenLa articulación sacroilíaca (SIJ) soporta cargas variadas. Sin embargo, ningún método ha permitido medir objetivamente cómo se deforma la articulación sacroilíaca durante la marcha bípeda. En este estudio, se reprodujeron las condiciones de la marcha in vivo en un modelo cinemático que combinaba el método de elementos finitos con datos de análisis de la marcha en 3D divididos en cinco fases, con el fin de visualizar la transición de la carga en la articulación sacroilíaca y aclarar el papel de la misma. Se investigaron modelos con y sin inclusión de la articulación sacroilíaca. En los modelos con SIJ bilateral, el desplazamiento difería mucho entre el sacro y ambos huesos de la cadera en la SIJ como límite. Los movimientos del sacro implicaban un movimiento de nutación en la fase de apoyo y una contranutación en la fase de balanceo con respecto al ilion. En los modelos sin SIJ, el desplazamiento de la pelvis y las cargas de los ligamentos pélvicos disminuyeron, y la tensión equivalente de las SIJ aumentó en comparación con el modelo con SIJ. Las cargas de la marcha provocan una distorsión de toda la pelvis, y se observa una concentración de tensiones en la SIJ debido a la morfología del anillo pélvico. Sin embargo, las SIJ ayudan a disipar las tensiones resultantes, y los ligamentos circundantes participan igualmente en la transmisión de la carga.

Nutación de la pelvis anterior

En primer lugar, tenemos que darnos cuenta de que la articulación sacroilíaca es el centro de nuestro cuerpo, es decir, la “estructura central”. Es el lugar donde la parte superior del cuerpo se encuentra con la parte inferior y, por tanto, el centro del movimiento. Hay varias formas de describir el movimiento de nuestro cuerpo, por ejemplo, flexión/extensión, rotación axial, etc., pero, cuando se trata de cómo se mueve el cuerpo en respuesta a una carga, la descripción más sencilla puede considerarse como absorción de impactos y rebote. La articulación sacroilíaca, al ser el centro de movimiento, es también el centro de absorción de impactos.
La absorción de impactos no significa necesariamente una acción repentina; es el proceso de absorción de una fuerza, por ejemplo, levantar un peso o desplazar nuestro peso de una pierna a otra. Cada articulación del pie, la pierna, la pelvis y la columna vertebral participa en la absorción de la fuerza (peso). Cada zona tiene un nombre para el movimiento de absorción/rebote que se produce. En el pie, se denomina pronación/supinación, en la columna vertebral, lordosis/cifosis, y en la articulación sacroilíaca, nutación/conternación.

Movimiento del sacro de nutación

En primer lugar, tenemos que darnos cuenta de que la articulación sacroilíaca es el centro de nuestro cuerpo, es decir, la “estructura central”. Es el lugar donde la parte superior del cuerpo se encuentra con la parte inferior y, por tanto, el centro del movimiento. Hay varias formas de describir el movimiento de nuestro cuerpo, por ejemplo, flexión/extensión, rotación axial, etc., pero, cuando se trata de cómo se mueve el cuerpo en respuesta a una carga, la descripción más sencilla puede considerarse como absorción de impactos y rebote. La articulación sacroilíaca, al ser el centro de movimiento, es también el centro de absorción de impactos.
La absorción de impactos no significa necesariamente una acción repentina; es el proceso de absorción de una fuerza, por ejemplo, levantar un peso o desplazar nuestro peso de una pierna a otra. Cada articulación del pie, la pierna, la pelvis y la columna vertebral participa en la absorción de la fuerza (peso). Cada zona tiene un nombre para el movimiento de absorción/rebote que se produce. En el pie, se denomina pronación/supinación, en la columna vertebral, lordosis/cifosis, y en la articulación sacroilíaca, nutación/conternación.

Nutación sacra flexión lumbar

Es importante señalar que la nutación y la contranutación pueden producirse de forma bilateral, durante la cual ambos innominados se mueven juntos en nutación o contranutación, o de forma unilateral, durante la cual un lado estará en nutación mientras que el otro estará en contranutación. En realidad, el movimiento bilateral es raro y su desviación del movimiento unilateral puede ser sólo una cuestión de grado, determinada por la potencia y el vector de la fuerza inductora. Véase Nutación bilateral.
Para tener una perspectiva adecuada, piense en la nutación y la contranutación como un movimiento relativo entre los tres huesos de la pelvis y no como una relación entre los huesos y los planos cardinales. En cierto sentido, la nutación y la contranutación sacroilíacas son similares a la extensión y la flexión, pero también implican una rotación simultánea sobre un eje oblicuo, y no son relativas a los planos cardinales. Aunque tradicionalmente se consideraba que la nutación y la contranutación afectaban únicamente al sacro y al ilion, aquí se presentan como el movimiento central de todo el sistema musculoesquelético.