Que controla el sistema nervioso autonomo

El sistema nervioso autónomo consiste en

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos precisos de geolocalización. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
El sistema nervioso autónomo regula una serie de procesos corporales que tienen lugar sin esfuerzo consciente. El sistema autónomo es la parte del sistema nervioso periférico que se encarga de regular las funciones corporales involuntarias, como los latidos del corazón, el flujo sanguíneo, la respiración y la digestión.
El sistema nervioso autónomo funciona recibiendo información del entorno y de otras partes del cuerpo. Los sistemas simpático y parasimpático tienden a tener acciones opuestas en las que un sistema estimulará una respuesta y el otro la inhibirá.
Tradicionalmente, se pensaba que la estimulación tenía lugar a través del sistema simpático, mientras que la inhibición se producía a través del sistema parasimpático. Sin embargo, se han encontrado muchas excepciones a esto.

Sistema nervioso simpático

Figura 1: Resumen de las salidas neuronales autónomas simpáticas (A) y parasimpáticas (B) del sistema nervioso central. Figura elaborada por los autores, incorporando material de la 31ª edición de Gray’s Anatomy, 1954, y de Cannon y Rosenblueth Physiology of the Autonomic Nervous System, 1937.
El término sistema nervioso autónomo (SNA) se refiere a conjuntos de neuronas motoras (ganglios) situados en la cabeza, el cuello, el tórax, el abdomen y la pelvis, y a las conexiones axonales de estas neuronas (Figura 1). Las vías autónomas, junto con las vías motoras somáticas hacia el músculo esquelético y las vías neuroendocrinas, son los medios por los que el sistema nervioso central (SNC) envía órdenes al resto del cuerpo. También hay componentes del SNA en el SNC, como las neuronas preganglionares autónomas del tronco cerebral y de la columna vertebral que se proyectan a las neuronas motoras autónomas de los ganglios periféricos. A este respecto, las motoneuronas autonómicas preganglionares se distinguen claramente de las motoneuronas somáticas que se proyectan desde el SNC directamente al tejido inervado (músculo esquelético), sin que intervenga ningún ganglio.

Sistema nervioso simpático y parasimpático

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
El sistema nervioso autónomo regula una serie de procesos corporales que tienen lugar sin esfuerzo consciente. El sistema autónomo es la parte del sistema nervioso periférico que se encarga de regular las funciones corporales involuntarias, como los latidos del corazón, el flujo sanguíneo, la respiración y la digestión.
El sistema nervioso autónomo funciona recibiendo información del entorno y de otras partes del cuerpo. Los sistemas simpático y parasimpático tienden a tener acciones opuestas en las que un sistema estimulará una respuesta y el otro la inhibirá.
Tradicionalmente, se pensaba que la estimulación tenía lugar a través del sistema simpático, mientras que la inhibición se producía a través del sistema parasimpático. Sin embargo, se han encontrado muchas excepciones a esto.

Sistema nervioso autónomo y sistema nervioso somático

Los cambios fisiológicos inducidos por el sistema nervioso simpático incluyen la aceleración del ritmo cardíaco, el ensanchamiento de los conductos bronquiales, la disminución de la motilidad del intestino grueso, la dilatación de las pupilas y la transpiración.
Junto con los otros dos componentes del sistema nervioso autónomo, el sistema nervioso simpático ayuda a controlar la mayoría de los órganos internos del cuerpo. Se cree que el estrés -como la hiperactivación de la respuesta de huida o lucha- contrarresta el sistema parasimpático, que generalmente trabaja para promover el mantenimiento del cuerpo en reposo.
El sistema nervioso simpático es responsable de regular muchos mecanismos homeostáticos en los organismos vivos. Las fibras del SNS inervan los tejidos de casi todos los sistemas orgánicos y proporcionan una regulación fisiológica de diversos procesos corporales, como el diámetro de las pupilas, la motilidad intestinal (movimiento) y la producción de orina.
El SNS es quizás más conocido por mediar en la respuesta neuronal y hormonal al estrés, comúnmente conocida como respuesta de lucha o huida, también conocida como respuesta simpático-adrenal del cuerpo. Esto ocurre cuando las fibras simpáticas preganglionares que terminan en la médula suprarrenal secretan acetilcolina, que activa la secreción de adrenalina (epinefrina) y, en menor medida, de noradrenalina (norepinefrina).