Sacroiliaco

Ejercicios para el dolor de la articulación sacroilíaca

El dolor de la articulación sacroilíaca (SI) se siente en la parte baja de la espalda y en las nalgas. El dolor está causado por daños o lesiones en la articulación entre la columna vertebral y la cadera. El dolor sacroilíaco puede simular otras afecciones, como una hernia discal o un problema de cadera. Es importante un diagnóstico preciso para determinar el origen del dolor. La fisioterapia, los ejercicios de estiramiento, la medicación para el dolor y las inyecciones en la articulación se utilizan primero para controlar los síntomas. Puede recomendarse la cirugía para fusionar la articulación y detener el movimiento doloroso.
Las articulaciones SI están situadas entre los huesos ilíacos y el sacro, conectando la columna vertebral con las caderas. Las dos articulaciones proporcionan apoyo y estabilidad, y desempeñan un papel importante en la absorción del impacto al caminar y levantar objetos. Desde la espalda, las articulaciones SI se sitúan por debajo de la cintura, donde son visibles dos hoyuelos.
Unos ligamentos y músculos fuertes sostienen las articulaciones SI. La articulación tiene un movimiento muy reducido para la flexibilidad normal del cuerpo. A medida que envejecemos, los huesos se vuelven artríticos y los ligamentos se endurecen. Cuando el cartílago se desgasta, los huesos pueden rozar entre sí causando dolor (Fig. 1). La articulación SI es una articulación sinovial llena de líquido. Este tipo de articulación tiene terminaciones nerviosas libres que pueden causar dolor crónico si la articulación se degenera o no se mueve correctamente.

Lesión de la articulación sacroilíaca

La función principal de la articulación sacroilíaca es conectar la columna vertebral y la pelvis. Por ello, hay muy poco movimiento en esta articulación. Las principales razones del dolor alrededor de la articulación sacroilíaca son las siguientes:Aunque el dolor de la articulación sacroilíaca puede estar causado por un traumatismo, este tipo de lesión se desarrolla más a menudo a lo largo de un periodo prolongado.Qué esperar
Los síntomas de la disfunción de la articulación sacroilíaca son los siguientes:Para ayudar a diagnosticar un problema de la articulación sacroilíaca, el médico puede mover las piernas y las caderas en diferentes posiciones. También es posible que tenga que hacerse radiografías o una tomografía computarizada. Es posible que su proveedor quiera ponerle una inyección en la articulación sacroilíaca para localizar con precisión su dolor.Alivio de los síntomas
Su proveedor puede recomendar estas medidas para los primeros días o semanas después de su lesión o al comenzar el tratamiento para el dolor de la articulación sacroilíaca:Para el dolor, puede usar ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Aleve, Naprosyn) o acetaminofén (Tylenol). Puedes comprar estos medicamentos en la tienda sin receta. Si se trata de un problema crónico, su proveedor puede recetar una inyección para ayudar con el dolor y la inflamación. La inyección puede repetirse con el tiempo si es necesario.Actividad

Inflamación de la articulación sacroilíaca

La articulación sacroilíaca o articulación SI (SIJ) es la articulación entre el sacro y los huesos del ilion de la pelvis, que están conectados por fuertes ligamentos. En los seres humanos, el sacro sostiene la columna vertebral y se apoya a su vez en un ilion a cada lado. La articulación es fuerte y soporta todo el peso de la parte superior del cuerpo. Es una articulación de plano sinovial con elevaciones y depresiones irregulares que producen el enclavamiento de los dos huesos[1] El cuerpo humano tiene dos articulaciones sacroilíacas, una a la izquierda y otra a la derecha, que suelen coincidir entre sí, pero que son muy variables de una persona a otra[1].
Las articulaciones sacroilíacas son articulaciones emparejadas en forma de C o de L, capaces de una pequeña cantidad de movimiento[2] (de 2 a 18 grados, lo cual es discutible en este momento) que se forman entre las superficies auriculares de los huesos sacro e ilion. Las articulaciones están cubiertas por dos tipos diferentes de cartílago; la superficie sacra tiene cartílago hialino y la superficie ilíaca tiene fibrocartílago[2] La estabilidad de la articulación sacroilíaca se mantiene principalmente mediante una combinación de o

Estiramientos de la articulación sacroilíaca

La articulación sacroilíaca o articulación SI (SIJ) es la articulación entre el sacro y los huesos del ilion de la pelvis, que están conectados por fuertes ligamentos. En los seres humanos, el sacro sostiene la columna vertebral y se apoya a su vez en un ilion a cada lado. La articulación es fuerte y soporta todo el peso de la parte superior del cuerpo. Es una articulación de plano sinovial con elevaciones y depresiones irregulares que producen el enclavamiento de los dos huesos[1] El cuerpo humano tiene dos articulaciones sacroilíacas, una a la izquierda y otra a la derecha, que suelen coincidir entre sí, pero que son muy variables de una persona a otra[1].
Las articulaciones sacroilíacas son articulaciones emparejadas en forma de C o de L, capaces de una pequeña cantidad de movimiento[2] (de 2 a 18 grados, lo cual es discutible en este momento) que se forman entre las superficies auriculares de los huesos sacro e ilion. Las articulaciones están cubiertas por dos tipos diferentes de cartílago; la superficie sacra tiene cartílago hialino y la superficie ilíaca tiene fibrocartílago[2] La estabilidad de la articulación sacroilíaca se mantiene principalmente mediante una combinación de sólo algunas estructuras óseas y ligamentos intrínsecos y extrínsecos muy fuertes[3] El espacio articular suele ser de 0,5 a 4 mm[4].