Sacrolitis

Tratamiento de la sacroilitis

La aplicación de calor o frío en la zona proporcionará un alivio del dolor local. La aplicación de una compresa fría ayudará a reducir la inflamación de la zona. La aplicación de calor, como una almohadilla térmica o una bañera de hidromasaje, ayudará a estimular el flujo sanguíneo y a llevar nutrientes curativos a la zona.
Cambiar la posición para dormir puede ayudar a aliviar el dolor mientras se duerme y al despertar. Para la mayoría de los pacientes lo mejor es dormir de lado, con una almohada colocada entre las rodillas para mantener las caderas alineadas.
Para muchos, los analgésicos de venta libre, como el paracetamol, y/o los antiinflamatorios, como el ibuprofeno, proporcionan suficiente alivio del dolor. Pueden recomendarse medicamentos con receta, como el tramadol (marca Ultram), o un tratamiento breve de analgésicos narcóticos, o relajantes musculares para ayudar a reducir los espasmos musculares dolorosos.
En caso de dolor intenso, puede recomendarse una inyección en la articulación sacroilíaca, tanto para confirmar que la articulación sacroilíaca es el origen del dolor como para introducir la medicación antiinflamatoria directamente en la articulación. La inyección se realiza con guía fluoroscópica, que es un tipo de radiografía en vivo, para garantizar la correcta colocación de la aguja en la articulación. La inyección suele incluir un agente anestésico, como la lidocaína, y un esteroide, que es un potente antiinflamatorio.

Síntomas de sacroilitis

La evolución fue favorable en la mayoría de los casos (n = 37), aunque se produjo un fallecimiento en un paciente frágil, mientras que otro paciente sufrió una recaída.En 21 casos, los pacientes se quejaron de dolor residual la región SI (n = 17), la columna lumbar (n = 3), o radiculalgia (n = 1) durante el seguimiento. En todos los casos, el dolor era mecánico, mientras que dos pacientes refirieron cojera.La vigilancia por imágenes fue demasiado heterogénea para ser evaluada con precisión. En 27 pacientes, el seguimiento consistió en una radiografía, una TC o una RM (figura 1). La persistencia de los signos patológicos se observó en la RMN realizada entre 5 semanas y 19 meses después del diagnóstico (n = 4) (Figura 2).Figura 1
DiscusiónEste informe presenta la mayor serie documentada de ISI hasta la fecha. Tres estudios anteriores sólo examinaron casos aislados en revisiones [1-3]. La primera revisión informó de casos recogidos entre 1878 y 1990, la segunda entre 1990 y 1996, y la tercera entre 1996 y 2009 [1-3]. Además, se revisaron los casos publicados desde 2009 [4-13] (Tabla 3).Tabla 3

Ejercicios para el tratamiento de la sacroilitis

Condición médicaSacroilitisImágenes de resonancia magnética de las articulaciones sacroilíacas. Se muestran imágenes de resonancia magnética semicoronal ponderada en T1 de las articulaciones sacroilíacas (a) antes y (b) después de la inyección de contraste intravenoso. Se observa un realce en la articulación sacroilíaca derecha (flecha, lado izquierdo de la imagen), lo que indica una sacroilitis activa. Este paciente tenía artritis psoriásica. La sacroileítis es una enfermedad causada por la inflamación de la articulación sacroilíaca[1], situada en la intersección de la base de la columna vertebral, conocida como sacro, y la pelvis, conocida como ilion. “Itis” es un término latino que denota inflamación.[2]EspecialidadReumatología
La sacroileítis es la inflamación de la articulación sacroilíaca[3]. Es una característica de las espondiloartropatías, como la espondiloartritis axial (incluida la espondilitis anquilosante), la artritis psoriásica, la artritis reactiva o la artritis relacionada con las enfermedades intestinales inflamatorias, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn. También es la presentación más común de la artritis por brucelosis.

Remedios caseros para la sacroilitis

ResumenAntecedentesLa sacroileítis radiográfica es la característica distintiva de la espondilitis anquilosante (EA), y la detección de la sacroileítis aguda es fundamental para el diagnóstico temprano de la EA. Aunque la sacroileítis radiográfica es un rasgo distintivo de la EA, la sacroileítis puede observarse en una variedad de otras entidades patológicas.Presentación del casoPresentamos un caso interesante de sacroileítis en una paciente con enfermedad de Paget; la paciente presentaba dolor de espalda inflamatorio que fue tratado con bifosfonato. Este caso demuestra la comorbilidad con la enfermedad de Paget y la posible espondilitis anquilosante. También presentamos una revisión de la literatura sobre otros casos de afectación de la articulación sacroilíaca por Paget.ConclusionesAdemás, revisamos los cambios radiográficos de la articulación sacroilíaca en la espondilitis anquilosante clásica, así como en otras enfermedades comunes. Comparamos y contrastamos las características de otras enfermedades que imitan la sacroileítis en una radiografía de la pelvis, como la enfermedad de Paget, la osteítis condensans ilii, la hiperostosis esquelética idiopática difusa, las infecciones y la sacroileítis sarcoide. Hay algunas características en los hallazgos radiográficos de la pelvis que ayudan a distinguir entre las imitaciones, sin embargo, también hay que basarse en gran medida en las lesiones radiográficas extrapélvicas. Además de la presentación clínica, varios matices pueden inclinar al clínico hacia el diagnóstico correcto; los reumatólogos deben estar familiarizados con las diferencias de imagen entre estas enfermedades y los hallazgos clásicos de la espondilitis.