Serrato posterior

Músculo esternohioideo

En los libros de texto de anatomía clásica se decía que el músculo serrato posterior superior elevaba las cuatro costillas superiores, aumentando así el diámetro AP del tórax y elevando el esternón. Sin embargo, los estudios electromiográficos y de otro tipo no apoyan su papel en la respiración. Con el fin de ayudar a resolver esta controversia y aportar alguna idea sobre su posible funcionalidad, el presente estudio tenía como objetivo examinar la morfología, topografía y morfometría de los músculos serrato posterior superior e inferior tanto en especímenes normales como en los derivados de pacientes con antecedentes de trastorno pulmonar obstructivo crónico (EPOC). Estos músculos se examinaron en 50 cadáveres humanos con un rango de edad de 58 a 82 años. En 18 de los cadáveres, los historiales revelaron que padecían EPOC. No hubo diferencias significativas entre los lados derecho e izquierdo, la raza, el sexo y la edad y los antecedentes positivos de EPOC en lo que respecta a las dimensiones y la irrigación nerviosa de los músculos serrato superior e inferior (P > 0,05). Sobre la base de nuestros hallazgos de que no existen diferencias morfométricas entre los músculos serrato posterior superior e inferior de los pacientes con EPOC frente a los controles, sugerimos que no se atribuya ninguna función respiratoria a ninguno de los músculos serrato posterior superior e inferior.

Serrato posterior superior

Los músculos serrato posterior superior e inferior se consideran en general músculos clínicamente insignificantes que, basándose en las fijaciones, probablemente funcionan en la respiración. Sin embargo, es interesante señalar que no existen pruebas que apoyen una función respiratoria de estos músculos. De hecho, algunos datos electromiográficos refutan la función respiratoria de estos músculos. Sugerimos que los músculos serratos posteriores funcionan principalmente en la propiocepción. Además, estos músculos, especialmente el superior, han sido implicados en los síndromes de dolor miofascial y, por lo tanto, pueden tener mayor relevancia clínica de la que se les atribuye habitualmente.

Origen e inserción del serrato posterior superior

Este músculo puede ser principalmente un músculo de la propiocepción, pero es importante recordar que también actúa como estructura de soporte para la parte inferior de la espalda, estabilizando las cuatro costillas inferiores y ayudando a tirar de ellas hacia abajo y hacia atrás.
Entre los factores perpetuantes se encuentran la respiración paradójica, los colchones flácidos y sin apoyo (por ejemplo, dormir en un sofá o en una cama de agua), las sillas con un apoyo lumbar insuficiente, la asimetría corporal y las infecciones por herpes zóster.
Controle los factores perpetuantes: Encargue a un terapeuta que trate los puntos desencadenantes. El uso de herramientas de presión, como el Backnobber, es estupendo para la autoayuda de liberación miofascial.  Estiramientos y técnicas de energía muscular (véase más abajo).
Nuestros cursos están acreditados por más de 90 asociaciones profesionales e instituciones nacionales de acreditación, como la Academia Nacional de Medicina Deportiva (NASM) y el Consejo Nacional de Certificación de Masaje Terapéutico y Trabajo Corporal (NCBTMB). Los detalles completos de todas las acreditaciones de los cursos internacionales se pueden encontrar en nuestro sitio web.

Ejercicios para el serrato posterior

El serrato posterior superior está situado en la parte superior de la espalda y del tórax, en la profundidad de los músculos romboides.    Este músculo trabaja para elevar las 2ª-5ª costillas, lo que ayuda a la inspiración profunda (inhalación).  Los puntos gatillo miofasciales en este músculo son comunes y pueden ser causados por posturas defectuosas, como estar sentado durante mucho tiempo o escribir en un escritorio o mesa alta, y movimientos, o enfermedades en las que la tos es un síntoma.  El dolor debido a los puntos gatillo suele describirse como un “dolor constante y profundo” bajo la parte superior del omóplato. El dolor referido puede extenderse por la parte posterior del hombro y el brazo hasta el lado del dedo meñique de la mano.    El dolor suele estar presente en reposo o con determinados movimientos, como levantar objetos con las manos extendidas (colocar algo en una estantería alta).