Tipos de meditacion

Vinyāsa

Como ciudadanos del siglo XXI, nos enfrentamos a muchos problemas propios de un mundo industrializado y globalizado. Nos enfrentamos al cambio climático y a la pobreza en medio de la abundancia; las guerras y la inestabilidad política hacen que millones de personas abandonen sus hogares y busquen refugio. Al mismo tiempo, asistimos a un aumento de las enfermedades relacionadas con el estrés, la depresión y el narcisismo. Las soluciones hábiles a estos problemas requerirán nuevas formas de cooperación global, comprensión mutua y compasión entre nacionalidades y culturas.
No soy abogado ni político, sino psicólogo y neurocientífico. Así que la investigación sobre cómo entrenar capacidades mentales y sociales útiles es mi forma de contribuir a una civilización más sana, comunitaria y cooperativa.
Durante los últimos cinco años, esa investigación ha tomado la forma del Proyecto ReSource, uno de los estudios más largos y completos sobre los efectos del entrenamiento mental basado en la meditación hasta la fecha. Muchas investigaciones tratan el concepto de meditación como una práctica única, cuando en realidad la meditación abarca una diversidad de prácticas mentales que entrenan diferentes habilidades y diferentes partes del cerebro. Nuestro objetivo era estudiar los efectos específicos de algunos de los principales tipos de prácticas mentales y distinguir sus efectos sobre el bienestar, el cerebro, el comportamiento y la salud y, en particular, descubrir qué prácticas podrían ayudar a construir un mundo más compasivo e interconectado.

Ver más

puede ayudarte a concentrarte y a sentirte más conectado con el momento presente. Al hacerlo, también puede beneficiar a su salud al reducir el estrés, lograr una mayor conciencia de sí mismo y mejorar su tolerancia al dolor.  Hay muchos tipos diferentes de meditación. En este artículo, explicamos cinco de los tipos más comunes y los beneficios que ofrecen.
Meditación de atención plenaEn pocas palabras, la meditación de atención plena es el acto básico de ser consciente -o estar atento- a lo que estás haciendo en el momento presente. Por ejemplo, puedes practicar la atención plena mientras paseas a tu perro, te cepillas los dientes o lavas los platos.  Eso significaría que estás 100% involucrado en la actividad que estás haciendo y no piensas en ninguna distracción, ni te estresas por el pasado, ni te preocupas por el futuro.  Sin embargo, muchas personas pueden tener problemas con esto. Por eso los principiantes suelen empezar con una meditación más formal.
meditación.  Esta práctica consiste en reservar un tiempo para sentarse y concentrarse en la respiración, y puede ser de tan sólo cinco minutos al día. Sólo tienes que encontrar una silla, un sofá o un lugar en el suelo donde puedas sentarte cómodamente, cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración.

El kundalini yoga

puede ayudarte a concentrarte y a sentirte más conectado con el momento presente. Al hacerlo, también puede beneficiar a su salud al reducir el estrés, lograr una mayor conciencia de sí mismo y mejorar su tolerancia al dolor.  Hay muchos tipos diferentes de meditación. En este artículo, explicamos cinco de los tipos más comunes y los beneficios que ofrecen.
Meditación de atención plenaEn pocas palabras, la meditación de atención plena es el acto básico de ser consciente -o estar atento- a lo que estás haciendo en el momento presente. Por ejemplo, puedes practicar la atención plena mientras paseas a tu perro, te cepillas los dientes o lavas los platos.  Eso significaría que estás 100% involucrado en la actividad que estás haciendo y no piensas en ninguna distracción, ni te estresas por el pasado, ni te preocupas por el futuro.  Sin embargo, muchas personas pueden tener problemas con esto. Por eso los principiantes suelen empezar con una meditación más formal.
meditación.  Esta práctica consiste en reservar un tiempo para sentarse y concentrarse en la respiración, y puede ser de tan sólo cinco minutos al día. Sólo tienes que encontrar una silla, un sofá o un lugar en el suelo donde puedas sentarte cómodamente, cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración.

Vayas donde vayas, allí estarás…

Diversas representaciones de la meditación (en el sentido de las agujas del reloj): el hindú Swami Vivekananda, el monje budista Hsuan Hua, el taoísta Baduanjin Qigong, el cristiano San Francisco, los sufíes musulmanes en Dhikr y el reformador social Narayana Guru
La meditación es una práctica en la que una persona utiliza una técnica -como la atención plena o la concentración de la mente en un objeto, un pensamiento o una actividad concretos- para entrenar la atención y la conciencia, y lograr un estado mentalmente claro y emocionalmente tranquilo y estable[1]: 228-29[2]: 180[3]: 415[4]: 107[5][6] Los estudiosos han encontrado difícil definir la meditación, ya que las prácticas varían tanto entre las tradiciones como dentro de ellas.
La meditación se practica en numerosas tradiciones religiosas. Los primeros registros de la meditación (dhyana) se encuentran en los antiguos textos hindúes conocidos como los Vedas, y la meditación desempeña un papel destacado en el repertorio contemplativo del hinduismo y el budismo[7] Desde el siglo XIX, las técnicas meditativas asiáticas se han extendido a otras culturas, donde también se han aplicado en contextos no espirituales, como los negocios y la salud.