Visualización guiada

Aplicación de visualización guiada

Este artículo puede contener un número excesivo de citas. Por favor, considera eliminar las referencias a fuentes innecesarias o de dudosa reputación, fusionar las citas cuando sea posible o, si es necesario, marcar el contenido para su eliminación. (Octubre de 2018) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
La imaginería guiada (también conocida como imaginería afectiva guiada, o psicoterapia katathym-imaginativa (KIP)) es una intervención mente-cuerpo mediante la cual un profesional o profesor entrenado ayuda a un participante o paciente a evocar y generar imágenes mentales[1] que simulan o recrean la percepción sensorial[2][3] de vistas,[4][5] sonidos,[6] sabores,[7] olores,[8] movimientos, [9] e imágenes asociadas al tacto, como la textura, la temperatura y la presión,[10] así como contenidos imaginarios o mentales que el participante o paciente experimenta como un desafío a las categorías sensoriales convencionales,[11] y que pueden precipitar fuertes emociones o sentimientos[12][13][14] en ausencia de los estímulos a los que son receptivos los receptores sensoriales correspondientes. [15][16]

Sueño guiado

Escanea activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Es posible que haya oído hablar de las imágenes guiadas como técnica de gestión del estrés, pero ¿sabe cómo funcionan, por qué son útiles y cómo se comparan con otros métodos para aliviar el estrés? Las imágenes guiadas son una técnica eficaz para el manejo del estrés y han seguido siendo populares por varias razones.
Las imágenes guiadas pueden calmar rápidamente el cuerpo y, al mismo tiempo, relajar la mente.  Es agradable de practicar y no es demasiado difícil o intimidante de aprender.  Y puede ayudarle a desestresarse en cuestión de minutos, pero también puede ser una estrategia útil para mantener la resistencia al estrés durante los momentos difíciles.
La imaginería guiada es una técnica de relajación cómoda y sencilla que puede ayudarle a controlar el estrés y a reducir la tensión en su cuerpo de forma rápida y sencilla. Es prácticamente tan fácil como entregarse a una ensoñación vívida y, con la práctica, esta técnica puede ayudarle a acceder mejor a su sabiduría interior.

Visualización guiada para manifestar

La imagen guiada es una práctica enfocada que involucra cada uno de los cinco sentidos para encender mensajes positivos de sanación en toda la mente y el cuerpo. Esta práctica se suele intercambiar con la visualización, la autohipnosis y la meditación guiada, pero tiene su propio conjunto de técnicas. Los beneficios de la imaginería guiada son enormes: hay investigaciones que demuestran que esta práctica puede reducir el miedo y la ansiedad, disminuir la frecuencia de los dolores de cabeza y se ha demostrado que disminuye la angustia psicológica en los pacientes con cáncer. Además, es una práctica que puede introducirse en la rutina de atención plena en casa en cualquier momento.
Con las imágenes guiadas, utilizas todos tus sentidos -visión, gusto, sonido, olor y tacto- para construir imágenes en la mente que tu cuerpo siente que son tan reales como los acontecimientos externos. Esto no significa que durante la práctica en tu cuerpo físico “en tiempo real” estarás oliendo, oyendo y saboreando los objetos, pero tu mente estará visualizando los elementos de cada sentido, frente a la meditación guiada más tradicional que se centra puramente en el estado mental sin la adición de los sentidos de todo el cuerpo. Las imágenes guiadas pueden estimular cambios en el ritmo cardíaco, la presión sanguínea y los patrones respiratorios, debido a la profunda conexión física entre mente y cuerpo.

Meditación de visualización guiada

La ansiedad se describe como uno de los problemas de salud mental más debilitantes del mundo (Organización Mundial de la Salud, 2011) y el desarrollo de intervenciones eficaces es fundamental para su gestión exitosa. En los últimos años ha habido una cantidad considerable de investigaciones que muestran que la naturaleza beneficia a la salud psicológica y al bienestar, incluyendo algunas investigaciones que indican que pasar tiempo en espacios naturales es una intervención eficaz para el manejo de los síntomas de ansiedad (Wheeler et al., 2012; Carrus et al., 2017; Fabjanski y Brymer, 2017; Lawton et al., 2017; Panno et al., 2017; Yeh et al., 2017; Schweitzer et al., 2018). Sin embargo, una limitación de este enfoque es que el contacto con la naturaleza puede no ser siempre posible y algunos contextos y situaciones podrían hacer que el contacto con la naturaleza sea más difícil. Por ejemplo, vivir en entornos urbanos de alta densidad o cuando la terapia se lleva a cabo en una habitación confinada sin acceso directo al mundo natural.
La imaginería guiada (IG) se ha utilizado como una intervención eficaz para la ansiedad al generar estados de relajación mediante procesos mentales (Martin et al., 1999; Holmes y Mathews, 2005; Apóstolo y Kolcaba, 2009). Una adición explícita del entorno natural a un proceso de IG podría servir para superar el problema del acceso físico a la naturaleza y potenciar los beneficios ansiolíticos del proceso de IG. Las intervenciones que utilizan la IG de la naturaleza podrían ser una intervención accesible y rentable para la reducción de la ansiedad, además de prestar apoyo a la creciente evidencia de los beneficios de la naturaleza en el bienestar mental. Este estudio es el primero en investigar si la IG basada en la naturaleza es una intervención eficaz para la ansiedad de estado. Los resultados tienen implicaciones para el diseño y la administración de intervenciones eficaces contra la ansiedad.