Dolor aductor ingle

dolor del músculo aductor al caminar

Las lesiones inguinales suelen producirse en deportes con patadas, cambios rápidos de dirección, giros y vueltas.4 Aunque la cantidad de atletas que sufren esta lesión es mayor en deportes como el fútbol y el hockey, pueden producirse en cualquier deporte, incluidos el levantamiento de pesas, el powerlifting y el CrossFit.
Las lesiones en la ingle pueden ser difíciles de diagnosticar y tratar. Principalmente porque hay muchas razones diferentes por las que alguien puede desarrollar dolor en esta región. 1 La anatomía de la región inguinal es muy compleja y, para empeorar las cosas, pueden producirse múltiples lesiones al mismo tiempo y presentarse con síntomas muy similares.
Se cree que una distensión de los músculos aductores es una de las formas más comunes de dolor relacionado con la ingle. Aunque es difícil decir con exactitud la frecuencia con la que se produce esta lesión (ya que es habitual que muchos atletas jueguen con un dolor inguinal leve), las investigaciones han informado de que las distensiones de los aductores representan entre el 8% y el 43% de todas las distensiones musculares, dependiendo del deporte que practique el atleta.7,8 Las lesiones de este músculo se observan a menudo en quienes participan en el hockey sobre hielo y el fútbol (deportes en los que se ejerce una enorme fuerza sobre los músculos aductores a medida que se alargan).3

ejercicios para la tensión de los aductores

Una lesión de aductores afecta a los músculos de la parte interior del muslo que tiran de las piernas. Las lesiones se producen cuando los músculos aductores se estiran demasiado, normalmente en el lugar donde el músculo se une al tendón; y una vez lesionados, son más vulnerables a futuras lesiones.
Las lesiones en los aductores son más frecuentes si juegas al fútbol o al rugby, sobre todo si los músculos están tensos, débiles o cansados, lo que los hace más propensos a sufrir tensiones. Es importante calentar adecuadamente antes del ejercicio y enfriar después para evitar este tipo de lesiones. Si las lesiones de los aductores no se tratan, pueden convertirse en crónicas (a largo plazo), lo que puede afectar al rendimiento deportivo.
Tratamiento no quirúrgico: la mayoría de las lesiones de aductores se tratan de forma no quirúrgica con reposo, hielo (aplastado y envuelto en una toalla y aplicado varias veces al día), compresión y elevación para minimizar cualquier hinchazón. El médico puede recomendar también medicación antiinflamatoria y un programa de rehabilitación que incluya ejercicios para ganar fuerza y movilidad. Es importante que el músculo se haya recuperado por completo y que no haya dolor antes de volver a practicar deporte. Por lo general, podrás volver a hacer deporte al cabo de tres a seis semanas. Si te has desgarrado el músculo aductor entre el tendón y el hueso, lo que es menos frecuente, la recuperación puede llevar mucho más tiempo ─ entre 10 y 14 semanas. Las lesiones crónicas (de larga duración) son más difíciles de tratar y su especialista puede sugerirle que se someta a una “inyección en la hendidura del pubis”, una inyección en la base del tendón. Su especialista utilizará una resonancia magnética para predecir el posible éxito de este procedimiento, aunque en el caso de los atletas recreativos se ha demostrado que tiene resultados positivos en más del 75% de los casos.

tensión en la ingle que tarda en curarse

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Un tirón en la ingle es una lesión de los músculos (una distensión muscular) de la parte interna del muslo.  Los músculos de la ingle, llamados grupo de músculos aductores, están formados por seis músculos que abarcan la distancia desde la parte interna de la pelvis hasta la parte interna del fémur (hueso del muslo).
Estos músculos juntan las piernas y ayudan a realizar otros movimientos de la articulación de la cadera.  Los músculos aductores son importantes para muchos tipos de atletas, como los velocistas, los nadadores, los futbolistas y los jugadores de fútbol.
Cuando un músculo se tensa, se estira demasiado. Las distensiones menos graves estiran el músculo más allá de su recorrido normal. Las distensiones más graves desgarran las fibras musculares, e incluso pueden provocar un desgarro completo del músculo. Lo más habitual es que los tirones inguinales sean pequeños desgarros de algunas fibras musculares, pero el grueso del tejido muscular permanece intacto.

lesión de aductores

El dolor inguinal puede ser gradual, resultado de un uso excesivo, o repentino (agudo) a causa de una lesión. La distensión inguinal aguda provoca un dolor repentino y agudo en la zona de la ingle y también puede causar hinchazón y/o hematomas. La gravedad de la lesión determina la movilidad de la persona lesionada tras la misma.
En algunos casos, la persona puede continuar con su actividad normal, pero una distensión grave puede requerir que la persona lesionada interrumpa su actividad física hasta que la lesión se cure. Si una lesión aguda no se trata con prontitud, el músculo puede volverse propenso a dolores y lesiones recurrentes.
La ingle es el grupo de músculos aductores que se extiende desde el interior de la pelvis hasta el interior del fémur (hueso del muslo). Los músculos de la ingle desempeñan un papel importante en los movimientos de la articulación de la cadera y las piernas. Estabilizan las piernas y controlan los movimientos para caminar, correr, esprintar y practicar deportes que requieren cambios rápidos de dirección. Esto significa que los atletas que practican deportes como el hockey, el fútbol y el fútbol pueden ser más propensos a sufrir una lesión inguinal, aunque cualquiera puede sufrir una lesión inguinal.