Remedios para el dolor de juanetes

¿pueden los juanetes causar dolor en las piernas?

A menos que vivas tu vida en el sofá, necesitas pasar algún tiempo de pie cada día. Y si se ha formado un juanete, puede empezar a experimentar un dolor de pies persistente o intermitente. El uso de zapatos puede ser incómodo debido a la protuberancia o al callo.
Nuestro equipo de podólogos altamente cualificados en Arlington/Mansfield Foot & Ankle Centers en Arlington y Mansfield, Texas, tiene muchas opciones para tratar las preocupaciones tempranas de juanetes sin cirugía. Podemos hacer varias recomendaciones para aliviar el dolor del juanete y prevenir complicaciones.
Los juanetes son protuberancias óseas que se forman en la base del dedo gordo del pie, en el lado de su pie, cuando el dedo gordo del pie comienza a empujar en el dedo de al lado. Con frecuencia se desarrollan debido a zapatos apretados, a la tensión en el pie o a afecciones como la artritis.
Una ligera protuberancia y un dolor pueden no parecer problemas importantes, pero pueden surgir problemas más graves, como bursitis o dedo en martillo, si no se trata la articulación desalineada del dedo. Lo mejor es acudir a un podólogo si el juanete va acompañado de alguno de los siguientes síntomas:

Síntomas del dolor de juanetes

Esta protuberancia se produce debido a la dislocación de un hueso o tejido en la articulación grande, que empuja progresivamente el dedo afectado hacia los dígitos contiguos. Este cierre de los dedos hace que se rocen entre sí durante el movimiento del pie, lo que puede desencadenar un dolor debilitante.
Resumen: La aplicación de hielo en el pie es una intervención segura, sencilla y rentable que puede ayudar a mitigar las molestias sintomáticas causadas por los juanetes. Básicamente consiste en la aplicación tópica de una compresa fría para adormecer la zona afectada y aliviar el dolor.
Los juanetes son el resultado de varios factores ambiguos, como los genes, el calzado inadecuado y el sobreesfuerzo del pie, pero la gota está causada por un exceso de ácido úrico en la sangre, que acaba formando cristales de urato en la articulación.
Pero si el dolor persiste a pesar del autotratamiento, consulte a un podólogo antes de que el dedo se deforme aún más, sea más grande o doloroso. Los casos graves de juanetes pueden ser intensamente dolorosos e impedirle realizar incluso las tareas más sencillas.

Cómo se siente el dolor de juanetes

Esta protuberancia se produce debido a la dislocación de un hueso o tejido en la articulación grande, que empuja progresivamente el dedo afectado hacia los dígitos contiguos. Este cierre de los dedos hace que se rocen entre sí durante el movimiento del pie, lo que puede desencadenar un dolor debilitante.
Resumen: La aplicación de hielo en el pie es una intervención segura, sencilla y rentable que puede ayudar a mitigar las molestias sintomáticas causadas por los juanetes. Básicamente consiste en la aplicación tópica de una compresa fría para adormecer la zona afectada y aliviar el dolor.
Los juanetes son el resultado de varios factores ambiguos, como los genes, el calzado inadecuado y el sobreesfuerzo del pie, pero la gota está causada por un exceso de ácido úrico en la sangre, que acaba formando cristales de urato en la articulación.
Pero si el dolor persiste a pesar del autotratamiento, consulte a un podólogo antes de que el dedo se deforme aún más, sea más grande o doloroso. Los casos graves de juanetes pueden ser intensamente dolorosos e impedirle realizar incluso las tareas más sencillas.

Férula para juanetes

El dolor de juanetes se alivia fácilmente, aunque es más difícil de resolver. Los juanetes se producen cuando los huesos del dedo gordo del pie se desalinean, haciendo que el dedo cambie de ángulo. El dedo gordo gira hacia el segundo dedo y puede apoyarse por encima o por debajo del dedo más pequeño, ejerciendo una presión excesiva sobre la articulación y empujándola más allá de la forma regular de su pie. Esta lesión tiende a empeorar con el paso del tiempo debido a la presión casi constante que se ejerce sobre los pies al caminar, e incluso puede empezar a brotar en el otro pie. Los juanetes tienen muchas causas. Este problema es frecuente en personas con pies planos o con pies que se enrollan hacia dentro y se alivia fácilmente con diversos métodos caseros.
La mayoría de los casos de juanetes se dan en mujeres. Fíjate en tus zapatos. ¿Tienen los dedos puntiagudos que se estrechan drásticamente con respecto al resto del zapato? Los zapatos puntiagudos y los tacones altos pueden desencadenar e intensificar los juanetes. Llevando un calzado sensato puedes reducir el riesgo de padecer juanetes, y disminuir la presión y la exacerbación de los ya existentes. Los zapatos de piel que permiten mover los dedos, idealmente con punta cuadrada y tacón ancho y bajo, son ideales para mantener los pies en buena forma. Tus dedos pasarán menos tiempo empujados contra el propio zapato, lo que disminuye la presión sobre el juanete. Si tus zapatos son lo suficientemente amplios, puedes amortiguar el juanete con almohadillas de gel en el interior del zapato. Se recomienda evitar el uso de almohadillas medicinales porque algunas contienen ácido que daña la piel. Las plantillas ortopédicas son otra opción. Pueden corregir la postura y estabilizar la articulación de los dedos del pie para evitar que empeore, y están disponibles para hacerse a medida de tu pie y maximizar la comodidad.