Yoga piernas

Paschimot…

Saca tu condensador de flujos y ponlo a 88 millas por hora mientras viajamos a 1997, a la primera vez que tomé una clase de yoga. Me temblaban las piernas, los brazos y estaba empapada de sudor, pero por alguna razón decidí aguantar. Tal vez fuera porque mi profesor era muy alentador y nos instruía para que volviéramos a nuestro interior y escucháramos a nuestro propio cuerpo.
Mi cuerpo me estaba hablando. Me estaba diciendo que había una oportunidad de crecimiento con el yoga; había trabajo que hacer. Después de esa fatídica clase, a los pocos días apenas podía caminar y me dolían lugares que no sabía que existían.
Con esa clase, comencé mi práctica de yoga consistente, empecé a ponerme más fuerte y más delgado con cada día que pasaba, y tengo en el viaje durante casi 20 años. Uno de los increíbles beneficios de la práctica del yoga es que te vuelves más fuerte y más flexible. Es una hermosa combinación, y si estás buscando tonificar tus piernas, definitivamente quieres ambas cosas.
Esta postura clásica fortalecerá tus cuádriceps. Es como sentarse en una silla, pero sosteniéndose justo antes de sentarse. De pie, empieza con los pies juntos o separados a la altura de los hombros. Con la columna vertebral recta, pasa los brazos por encima de la cabeza, dobla las rodillas y empuja las caderas hacia atrás. La mirada puede dirigirse hacia delante o ligeramente hacia arriba, pero para no dañar el cuello evita inclinar la cabeza hacia atrás. Esta es una postura increíble para sentirte conectado a la tierra, crear calor y ganar fuerza. Es perfecta para preparar la temporada de esquí o una primavera llena de excursiones. Recomiendo empezar a mantener la postura durante unos segundos, y luego llegar a ser capaz de mantenerla durante 60-90 segundos.

Uttanasana

Si eres una chica perezosa que no quiere sudar como un cerdo mientras hace sentadillas y estocadas, y sin embargo quieres tener unas piernas tonificadas, entonces deja que el yoga venga a tu rescate. El yoga puede darte unas piernas esculpidas que son perfectas para lucirlas con vestidos de verano.
Si no has sido constante con tu entrenamiento o te rindes tan pronto como el nivel de dificultad aumenta, entonces estas asanas de yoga son perfectas para ti. ¿Y lo mejor? Estas posturas no requieren mucha fuerza en el tronco y son aptas para principiantes. Así que ¡comencemos!
La postura de la silla se centra en los músculos de los cuádriceps y los glúteos. Aparte de eso, también es muy buena para tonificar el cuerpo en general y mejorar la postura y el equilibrio. Es un poco difícil mantener esta asana durante mucho tiempo, así que empieza con sólo 20 segundos, aumentando el tiempo de mantenimiento a medida que tu cuerpo se fortalece.
La postura de la mariposa no sólo es divertida, sino que también trabaja los músculos internos de los muslos y alivia los dolores menstruales. Si eres flexible, esta postura te resultará muy fácil. Si no, la postura de la mariposa te abrirá el cuerpo. Consejo: cuanto más cerca estén las piernas de la pelvis, mejores serán los resultados.

Halasana

Para fortalecer y tonificar las piernas, puede pensar que el entrenamiento con pesas es la única opción. Pero en realidad hay una serie de posturas y estiramientos de yoga que se dirigen a todas las partes de la parte inferior del cuerpo, incluyendo: glúteos, flexores de la cadera, cuádriceps, aductores, abductores, isquiotibiales, pantorrillas y tendones de Aquiles. Se proporcionan modificaciones.
Cómo hacerlo: Ponte de pie con las piernas separadas entre un metro y un metro y medio. Gira el pie derecho 90 grados hacia fuera y el izquierdo hacia dentro a unos 35 grados. Coloque las manos en las caderas y desplace las caderas hacia el talón trasero mientras el hombro derecho comienza a descender hacia la pierna derecha. Imagina que tu espalda está tocando una pared para que tu torso esté en línea con tus piernas. Abre los brazos colocando la mano derecha sobre la espinilla, un bloque, el tobillo o la punta del pie, mientras extiendes el brazo izquierdo por encima del derecho para formar una línea recta. Ábrete por el pecho. Intenta que la parte superior e inferior de tu torso sean paralelas (sin curvas). Para ello es necesario suavizar las costillas superiores hacia abajo y hacia dentro. Mantenga la postura durante 10 respiraciones profundas. Vuelva a ponerse de pie. Cambia de lado.Beneficios: La postura del triángulo estira los aductores de las piernas delanteras y traseras.

Yoga para piernas y muslos

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
¿Quieres mejorar la fuerza de tus piernas y la definición muscular con el yoga? Las posturas de pie son el camino a seguir. Para fortalecerse, intente aumentar el tiempo de mantenimiento de cada una de estas posturas. Empieza con tres o cinco respiraciones y ve aumentando el tiempo. A menudo nos movemos rápidamente a través de estas posturas en una clase de flujo, pero mantenerlas durante más tiempo tiene un efecto diferente. Mantén los muslos ocupados en todo momento y levanta las rodillas. Puede que al principio te tiemblen las piernas, pero no pasa nada. Los equilibrios de pie son una buena forma de concentrarse en la fuerza de las piernas, pero también de hacer participar al núcleo.
Perro mirando hacia abajo – Adho Mukha SvanasanaLa postura del perro mirando hacia abajo se suele llamar de descanso, pero el descanso es realmente para los brazos. Llevando conscientemente el peso hacia las piernas, que suelen ser el grupo muscular más fuerte, los brazos descansan de soportar el peso. Así que asegúrate de mantener las caderas altas y los talones moviéndose hacia el suelo en esta postura.